lunes 15 de octubre de 2018 - Edición Nº342
Diputados Bonaerenses » Provincia » 3 mar 2018

Crisis en la obra social

Un software “importado” por Vidal complica a miles de afilados de IOMA en la provincia: ¿Qué es y para qué sirve?

Desde la mutual argumentan que las graves demoras en los pagos se deben a la reciente puesta en marcha de un nuevo “sistema de facturación". El programa fue creado en 2005 por el Gobierno de la Ciudad.


Autoridades del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) argumentan que la grave crisis de pagos que dejó a más de 700 mil afiliados sin atención médica en la provincia se debe al desembarco de un nuevo "sistema de gestión" en la administración pública bonaerense.

Este software que se utiliza para realizar liquidaciones fue desarrollado por el Gobierno de la Ciudad en 2005 y se “importó” a la provincia el año pasado. Pero lejos de “modernizar el Estado”, como se anunció, terminó congelando miles de sueldos de profesionales de la salud.

Actualmente, IOMA tiene un volumen de 35 mil facturaciones mensuales y cerca de 350 mil anuales. Lo grave es que, detrás de cada liquidación no emitida, hay una suspensión de servicios que puede ir desde la demora de un trasplante de órganos a la no entrega de tubos de oxígeno, medicaciones importadas o sillas de ruedas, para citar sólo algunos ejemplos.

En este sentido, los trabajadores de la obra social bonaerense afirman que el nuevo sistema es “tortuoso” y “poco operativo”. Para graficar la situación, con el software anterior se necesitaban 3 pasos para emitir una factura y con el recién llegado más de 10.

“Está generando muchas demoras que impactan en los afiliados. Esto detonó un problema que venía desde antes. Los trabajadores no damos abasto: es un sistema más lento y falta personal”, explicó Luana Simioni, delegada general de la Junta Interna de IOMA.

Si bien desde la Provincia comenzaron con la incorporación de algunos módulos del programa a mediados de 2017, recién este año se puso en pleno funcionamiento en las diferentes dependencias de la administración de pública. Uno de los mayores inconvenientes fue la implementación abrupta del sistema.

“Nosotros reclamamos en diferentes oportunidades a las autoridades la coexistencia de ambos software para poder probar los errores. Este sistema no cuenta con los requisitos para atender la demora de IOMA”, detalló Simioni.

Este escenario, sumado a la demora “habitual” en los pagos de la obra social bonaerense que encuentra antecedentes en las anteriores administraciones, configuró la tormenta perfecta que hoy recae sobre la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal.  

Por estas horas, cerca del 40 por ciento de los afiliados de IOMA, unos 700 mil, tienen problemas para acceder a la atención médica y sufren demoras en la entrega de medicamentos. Hay 21 distritos bonaerenses, entre los que se encuentran grandes conglomerados como La Plata, Ensenada, Mar de Plata y Tandil, que están en conflicto con la mutual.

Ayer el descontento confluyó en las puertas de IOMA, en La Plata, donde cientos de afiliados y profesionales de la salud reclamaron la urgente normalización de los pagos. Son miles los médicos, acompañantes terapéuticos, cuidadores y psicólogos que no perciben sus salarios.

 

 

Sistema Integrado de Gestión de Administración Financiera (SIGAF)

 

El nuevo software que agravó la crisis en la obra social, se llama “Sistema Integrado de Gestión de Administración Financiera” (SIGAF) y fue desarrollado por una dirección del Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad. Su director es un ingeniero en electrónica que “trabajó en diferentes empresas como gerente de proyectos de tecnología y jefe tecnológico y de operaciones”. 

De acuerdo a información oficial, el SIGAF comenzó a funcionar en el año 2005 en Capital Federal, para apoyar “la gestión presupuestaria, financiera y contable de los Ministerios del Gobierno Central”.

El año pasado fue presentado a nivel provincial como “una herramienta informática desarrollada con el fin de llevar adelante la gestión presupuestaria, contable y de tesorería de los distintos organismos públicos que integran el Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires”.

De acuerdo a especialistas, “la implementación en la órbita provincial busca modernizar el funcionamiento de la administración, poder realizar un control eficiente de la misma, en tiempo real, en forma coordinada y de manera transparente”.

Por ahora, nada de esto sucedió y detrás de este “error de sistema” hay cientos de miles de bonaerenses que ponen en juego nada menos que su vida.

 

¿Qué dice Vidal?

 

El jueves la gobernadora de la provincia pronunció su discurso ante la Asamblea Legislativa donde trazó una evaluación de su último año de gestión y realizó anuncios para 2018. En su alocución de 43 minutos, sólo le dedicó 28 segundos y 74 palabras al tema de la salud en la provincia.

Acaso como resultado del colapso que impacta en la obra social, Vidal prefirió destacar la extensión del SAME y la creación de 30 nuevas guardias, para luego obviar uno de los temas centrales que pone en vilo a los bonaerenses.  

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS