martes 16 de octubre de 2018 - Edición Nº343
Diputados Bonaerenses » Opinión » 19 abr 2018

Diputados opinan

Soberanía alimentaria: defender al productor y al pueblo

Mariano Pinedo esgrime un alarmante diagnóstico de la situación de los productores porcinos de la provincia. Las críticas y las propuestas.


Por:
Por Mariano Pinedo*

Por Mariano Pinedo*

En la casi sagrada tarea de producir alimentos, garantizando calidad y precio para el consumo popular, el cuidado de la salud animal es también una forma de proteger la salud pública. Esa ecuación se defiende con políticas públicas que garanticen y empoderen las economías regionales. Fortaleciendo y promoviendo el arraigo de los productores del interior que deciden invertir en nuestro país: pensamiento que, en los hechos, se encuentra en la antítesis del gobierno de Cambiemos, que promociona la apertura de importaciones en detrimento del país y de las economías familiares y regionales.

En pleno romance del gobierno de Mauricio Macri con el de su amigo Donald Trump, La Pampa se plantó ante la potencia mundial. El gobernador Carlos Verna, bajo la ley 3043, logró prohibir el ingreso a su provincia de carne porcina y sus derivados provenientes de Estados Unidos.

En el planteo pampeano, la ley sostiene preservar el estatus sanitario de la producción de carne porcina y evitar la introducción y propagación de enfermedades exóticas y proveniente de países libres de Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino (PPRS). Estados Unidos no cuenta con ese requisito sanitario.

La preocupación de La Pampa fue la misma que tuvimos en el Bloque de Unidad Ciudadana de la Provincia de Buenos. Fue por eso que como Diputando solicité en marzo pasado ante la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, un pedido de informe sobre la importación y comercialización de carne porcina congelada en el territorio de la Provincia.

El pedido de informes, aprobado el 22 de marzo de 2018, partía sobre dos cuestiones relacionadas con la importación y comercialización de carne porcina congelada. Además, buscaba indagar sobre si se respeta el protocolo sanitario desplegado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) en territorio bonaerense; y sobre la existencia de fiscalización en puntos de venta al público, acerca del correcto etiquetado del producto congelado llevado a cabo por la oficina de Alimentos del Instituto Biológico Dr. Tomas Perón, dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia.

Va en línea con el Artículo 4° de la Ley 3043 bajo el título Estado de Comercialización: "...La etiqueta del producto y la góndola donde se ofrezca el mismo deberá exhibir en forma clara y ostensible el país de origen en idioma nacional, quedando prohibido consignar palabras, frases, descripciones, marcas o cualquier otro signo que pudiera inducir a error, engaño o confusión respecto del mismo".

Argentina es el único país de América y uno de los cuatro países del mundo libre del Síndrome Respiratorio y Reproductivo Porcino. Por un mal control, esta enfermedad puede generar pérdidas por U$D 1.200 millones, lo mismo que se invirtió en diez años para activar la producción porcina. En la Provincia de Buenos Aires hay 1.119 productores; 18.463 unidades productivas y la provincia cuenta con 1.265.686 cabezas.

Durante la gestión de Néstor Kirchner y luego Cristina Fernández se promocionó el consumo de cerdo que pasó de 5kg de carne por habitante por año en 2003 a 17,5 en 2015.

El producto importado compite directamente con los pequeños productores, ya que por su escala tienen elevados costos de producción y no pueden sostener una mínima disminución de rentabilidad comparado con los grandes productores.

La decisión de la Pampa no sólo protege las economías regionales y a los productores locales, sino que además protege la salud de los habitantes de la provincia. La FAO define la seguridad alimentaria como un “Derecho Humano que se da cuando las personas tienen acceso a alimentos seguros y de calidad”.

El riesgo a la Salud Pública va acompañado además por uno de carácter sanitario, pudiendo generar daños irreparables a los productores porcinos de nuestra provincia.

Esperamos entonces, no sin mucha esperanza, que la gobernadora Vidal se haga cargo de la situación de los productores porcinos de la provincia, así como de la salud de la población.

*Diputado provincial del bloque Unidad Ciudadana–PJ por la segunda sección electoral. Es oriundo de San Antonio de Areco y fue electo en octubre de 2017.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS