domingo, noviembre 28, 2021

Cambiemos se reunió con colegios privados que están en la cuerda floja por la pandemia

El encuentro fue encabezado por el presidente de bloque en Diputados Maximiliano Abad, junto a sus pares legislativos Sergio Siciliano y Johanna Panebianco.

En medio de la crisis que atraviesa a las instituciones educativas de gestión privada tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires, desde el bloque de Juntos por el Cambio en Diputados se reunieron con representantes de las Cámaras que nuclea a los colegios bonaerenses.  

Durante el encuentro por videoconferencia, del que formaron parte los legisladores Maximiliano Abad, Sergio Siciliano y Johanna Panebianco, se abordó la dificultad para cumplir con el pago de salarios por el parate económico debido a la pandemia del coronavirus.

En representación de las escuelas, estuvieron presentes delegados de la Asociación de Institutos de Enseñanza de la Provincia de Buenos Aires AIEPBA, de la Asociación de Entidades Educativas Privadas Argentinas ADEEPRA y del Consejo de Educación Católica y Consejo de Educación Evangélica.

Sucede que, la demora en el abono de las cuotas por parte de las familias ya asciende hasta el 70% y aunque el cobro de sueldos comenzó a desdoblarse en la mayoría de las escuelas, el fantasma del cierre no es tan lejano como cuando comenzó el aislamiento obligatorio.  

La situación económica que atraviesan las familias hace que hayan tenido que optar cómo administrar sus recursos y en muchos casos es imposible sostener la cuota de un colegio privado. Pero eso no puede significar que sus hijos vean interrumpidos sus estudios”, dijo el presidente de bloque, Abad.

 

 

En rigor, en forma de dominó, la mora en las cuotas se está empezando a trasladar al pago de los salarios de los maestros. La mayoría cobró en tiempo y forma, pero desde Sadop, el sindicato de los docentes privados, deslizaron que el depósito fue “muy irregular”.

Hay arriba de un 30% que no pagó como debería. Ya sea porque fue fuera del plazo, porque depositó solo una parte o planteó porcentajes en cuotas. Son muy diversos escenarios, pero la tendencia es creciente en esa línea”, plantearon días atrás.

Por esto, desde el bloque amarillo presentaron un proyecto para evitar un posible cierre masivo de escuelas por la crítica situación. “La prioridad es garantizar la continuidad pedagógica y educativa de todos nuestros chicos”, sostuvo el diputado.

“El cierre de colegios públicos de gestión privada puede generar el colapso del sistema de educación estatal, que no podría absorber esa matrícula, además de la pérdida de empleo docente y no docente y miles de alumnos sin posibilidades de seguir aprendiendo”, enfatizó el marplatense.

El panorama es sombrío y aunque desde el Gobierno nacional lanzaron el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), los representantes de AIEPBA manifestaron su preocupación por la demora en recibir el beneficio de “subsistencia”.

 

 

En este sentido, Abad remarcó que las escuelas enfrentan mora en los pagos que superan, en algunos casos, el 70%. “Eso pone en riesgo la educación de miles de chicos y chicas en la provincia, por eso el Estado debe ser garante de la educación y evitar la interrupción del servicio educativo”, apuntó. 

Proponemos incluir una ayuda económica dentro de una batería mayor de medidas que permitan a los colegios permanecer abiertos y brindando servicios educativos, hasta que pueda empezar a normalizarse la situación”, completó el titular de bancada. 

Ayer, el ministro de Educación de la Nación Nicolas Trotta se reunió con el sector y les prometió que a partir del lunes comenzarían a notificar a los domicilios fiscales de las instituciones inscriptas la aprobación del mes de abril de dicho ATP, comenzando por las escuelas sin aporte estatal.

La grave situación que atraviesa el sector, que no admite más dilaciones”, enfatizaron desde AIEPBA, al tiempo que pidieron una solución para las escuelas que facturan en forma manual o electrónica y no pueden cumplir con el requisito de facturar como máximo hasta un 5% más que en abril /mayo 2019.

También le reclamaron a Trotta “especialmente” por los jardines maternales y de infantes quienes sienten con mayor fuerza la crisis del sector. En territorio bonaerense ya cerró uno en Bahía Blanca, uno en San Isidro, uno en Pilar, uno en Berazategui y otro en Quilmes.  

El problema en el nivel inicial es aún mayor. En primer lugar, porque no cumple la función de guardería, los padres ya no pueden confiarles a sus hijos a una institución mientras ellos trabajan y en segundo, porque en la sala de 3 para abajo no es obligatorio. Por ende, sacar a los chicos no implica que pierdan escolaridad.

Más Leídas

Destacadas