jueves, diciembre 9, 2021

Compras pactadas: el método de los almaceneros bonaerenses para sobrevivir al coronavirus

El titular del sindicato, Fernando Savore, dialogó con Diputados Bonaerenses y comentó cuál es la situación del sector.

En medio de la crisis productiva y laboral por la pandemia de coronavirus (Covid – 19), el presidente de la Federación de Almaceneros de la provincia de Buenos Aires (Faba), Fernando Savore, sostuvo que “la situación es complicada y que nos las arreglamos como podemos”.

En ese sentido, en diálogo con Diputados Bonaerenses, referente del sector aseguró que pudieron implementar el programa “Compras Pactadas” para sobrevivir a la crisis que trajo consigo el nuevo virus.

- Publicidad -

“Pudimos difundirlo y darlo conocer a gracias a los periodistas y consiste en un sistema de delivery que posee cada almacén en particular para poder acercarle la mercadería a los vecinos”, detalló Savore.

De esa manera, el programa pone en valor el sistema de entrega en puerta, que permite que la comunidad no se acerque al local, evitando así formar grandes aglomeraciones de personas para que el coronavirus se propague con facilidad.

Para Savore, esta situación “nos tomó a todos por sorpresa”, pero al mismo tiempo remarcó la importancia de que los almacenes de la provincia sigan en pie, trabajando al servicio de la comunidad.

“La provincia tiene realidades distintas en base a los ingresos de cada familia pero a esta altura de la pandemia nunca cerraron y a pesar de facturar más o menos, siempre estuvimos abiertos”, aclaró el gremialista.

- Publicidad -

De todas maneras, la preocupación principal del sector se basa en la gran cantidad de mercadería que acumularon en stock y que se les dificulta vender debido al parate económico y la crisis productiva generada por la pandemia.

En base a este punto, desde Faba explicaron que las primeras tres semanas en las que se dispuso la cuarentena, las ventas eran buenas ya que por miedo al desabastecimiento, la comunidad se aseguró en gran medida la compra de alimentos y artículos de limpieza sobre todo.

“Nosotros en ese momento alentábamos a los ciudadanos para que no se asusten porque es difícil creer que en este país falte la comida y los almacenes no íbamos a cerrar”, detalló el titular de Faba.

Pero a medida que el aislamiento social, preventivo y obligatorio se volvía habitual y la crisis golpeaba más fuerte el bolsillo de la comunidad, las ventas cayeron considerablemente porque muchos vecinos viven el día a día o son asistidos por el Estado.

En otro orden de cosas, los almaceneros bonaerenses sufren desde hace poco más de dos meses el aumento indiscriminado de los productos a los cuales ellos no pueden remarcar, a pesar de que el ejecutivo nacional haya dispuesto la política de precios máximos.

Por eso, Savore indicó que “esto es un problema porque los almaceneros no negociamos con la empresa productora, son los mayoristas proveedores los que lo hacen y vemos que hay valores que se acercan al precio máximo sin permitirnos remarcar el valor nuestro”.

Un ejemplo que facilitó el referente almacenero es el precio del azúcar, ya que ellos lo compran al mayorista a $55.99 pero ellos deben venderla a $56, lo que les impide costar los gastos operativos del negocio.

En este contexto, los almacenes de la provincia se mantienen al pie del cañón para que la sociedad pueda seguir abasteciéndose aunque entienden que la situación es complicada y sobre todo, no se sabe en qué momento terminará.

Más Leídas

Destacadas