domingo, noviembre 28, 2021

Condenan a prisión perpetua al guardia que mató a su pareja y al hijo de 6 años

Así lo determinó el Tribunal Oral en lo Criminal de Lomas de Zamora después de haber tomado testimonio a testigos del hecho.

Categorías:

Un vigilador privado fue condenado a prisión perpetua acusado del doble crimen de su pareja, Laura Silvana Rivero, y su hijo de 6 años, a quienes mató a cuchillazos en 2019 en una casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora.

"Estamos muy conformes y satisfechos con la sentencia, se hizo justicia y ahora mi hermana y mi sobrino podrán descansar en paz", dijo la hermana de la víctima, Lorena Rivero.

Además, la tía del menor asesinado se mostró "muy agradecida con el fiscal de juicio Marcelo Procopio y con la fiscal Marcela Juan, quien fue quien lo detuvo y le dio preventiva en un primer momento".

En ese sentido, el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Lomas de Zamora, le imputó al agresor, Marco Antorio Lasserre (42), el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y alevosía", en perjuicio de Rivero y "homicidio agravado por alevosía", respecto al hijo.

En tanto, el fallo de los magistrados coincidió con lo que había solicitado en su alegato el fiscal Procopio, quien el lunes de la semana pasada reclamó la prisión perpetua de Lasserre.

Durante las audiencias, los jueces escucharon la declaración de ocho testigos, entre ellos a la exesposa de Lasserre, quien relató que el imputado la quiso matar, hecho por el que estuvo detenido tres años.

Además, los vecinos del vigilador testificaron sobre lo ocurrido en la madrugada del 3 de abril de 2019 cuando Rivero fue a visitar a Lasserre, acompañada de su hijo, a la casa situada en Federico García Lorca 171, de Parque Barón, en el sur del conurbano bonaerense.

De esta manera, cuando estaban dentro de la vivienda, aparentemente se generó una fuerte discusión entre ambos cuando ella le comunicó que quería terminar el vínculo que mantenían hacía cuatro meses.

De acuerdo a la reconstrucción del hecho, el atacante mató a cuchillazos a madre e hijo y, luego, comenzó a pedir ayuda a los vecinos de al lado. Cuando estos ingresaron a la casa advirtieron los cuerpos tirados en el piso y rastros de sangre por todas partes.

Sin embargo, el homicida impidió que pudieran auxiliar a las víctimas y las tomó como rehenes por más de una hora. Tras ello, el hombre salió de la casa e intentó huir pero fue detenido a las tres cuadras. 

Según fuentes judiciales, el niño recibió 16 heridas de arma blanca y su madre 13. En tanto, la fiscalía sostuvo que el acusado perpetró el hecho de una manera "aberrante" en el que aprovechó "el estado de indefensión en el que se encontraban las víctimas”.

Más Leídas

Destacadas