miércoles, diciembre 1, 2021

Coronavirus: sospechan que una clínica ocultó muertes y temen por un brote de contagios

Se trata de los cuerpos sin vida del padre y abuelo del jugador de fútbol Walter Montillo que llegaron a la funeraria y no se sabía que eran positivos de Covid-19.

Categorías:

Una casa de sepelios de Brandsen denunció este sábado que la clínica privada Instituto Médico les entregó los cuerpos de dos familiares del jugador de fútbol Walter Montillo con un certificado de deceso por causas naturales, cuando en realidad “habían contraído coronavirus”.

Las personas fallecidas serían Walter Oscar Montillo (60) y Oscar Montillo (91), quienes murieron en la misma semana en la localidad y eran el padre y el abuelo del exjugador de Tigre Walter Montillo, quien hoy juega para el club Universitario de Chile.

En ningún momento nos avisaron del riesgo, mis empleados retiraron a los fallecidos con guantes y barbijos número 95 porque era una muerte natural. En el certificado de defunción pusieron ‘infarto agudo de miocardio”, aseguró el encargado de la funeraria Gaspar Pourtau.

El encargado del lugar advirtió que los casos eran sospechosos desde el primer día que le hicieron el hisopado y que por esto, la casa de sepelios tendría que haber informado a la Dirección de Salud de la Municipalidad.

En este sentido, Pourtau agregó que “si nos hubieran avisado de la realización del hisopado se tomaban otros recaudos y no se los ponía en nicho, tampoco nos entregaron los cuerpos en una bolsa”.

En tanto, la Municipalidad de San Vicente informó que tras hacerle el hisopado a cinco agentes del sistema de salud, uno dio positivo y se trata de personal que presta servicio en el Instituto Médico de Brandsen.

Justamente, donde fueron atendidas las dos personas (padre e hijo Montillo) que fallecieron de coronavirus. Por esto, el Instituto Médico decidió cerrar sus puertas durante 14 días para poner a todo el personal en cuarentena.

Nosotros nos ponemos los guantes apenas bajamos de la ambulancia hasta que termine de cerrarse el cajón, y vamos cambiándonos de guantes constantemente. Pero si nos hubiesen avisado que era un caso sospechoso de Covid-19 nos hubiésemos preparado de otra manera”, concluyó Pourtau.

Más Leídas

Destacadas