domingo, octubre 24, 2021

Daniela Reich, la abanderada de la agenda de género y de la autonomía municipal

La senadora va segunda en la lista de Es Juntos por la Primera sección electoral y busca quedarse cuatro años en la Legislatura bonaerense. En diálogo con Diputados Bonaerenses, hace un análisis de su trayectoria, cuenta cuál es su mayor sueño y qué la llevó a dedicarse a la política.

Categorías:

Mi sueño es vivir en una sociedad en donde la perspectiva de género esté incluida en las políticas públicas”, fue una de las frases que dejó la senadora provincial de Juntos y precandidata a renovar su banca en la lista del PRO por la Primera sección electoral, Daniela Reich, en su paso por la sección Soy tu Candidata.  

El sueño, que Reich compartió con Diputados Bonaerenses, es por el que viene trabajando hace cuatro años en el recinto de la Cámara de Senadores bonaerense y por el que impulsó varios proyectos que terminaron convirtiéndose en leyes, como la Ley Micaela.

Con un rumbo claro en materia de género, la senadora provincial busca otro periodo en la Legislatura bonaerense para profundizar una agenda de paridad, ser la voz de las mujeres bonaerenses y trabajar para siempre encontrar “propuestas transformadoras”.

 

 

Formada como Trabajadora Social y con fuerte militancia en la Primera sección electoral, Reich admira como referentes políticos a Michelle Bachelet, Angela Merkel y Barack Obama y la moviliza “la posibilidad que brinda la política para transformar el día a día de las personas”.

La precandidata Juntos encuentra en el deporte “su cable a tierra” y lo que nunca olvida son sus lentes violetas, que le trajo el feminismo. Con ellos, logra empatizar con las miles de mujeres que viven en la provincia y a las que les quiere “mejorar su calidad de vida”.

 

¿Qué destacas de tu trayectoria política como aporte a tu precandidatura?

 

Mi gestión como Subsecretaria de Género y Diversidad Sexual de la Provincia y mi primer mandato como senadora provincial me permitieron recorrer y conocer a la provincia y sus diferentes realidades. Cuando pienso en una iniciativa legislativa trabajo desde una perspectiva que me permita entender las realidades de cómo otorgamos derechos y luego la posibilidad de que estos se conviertan en soluciones o propuestas transformadoras.

En estos más de 10 años en la función pública trabajé siempre escuchando, especialmente a las y los referentes sociales, que son el pilar fundamental de la comunidad.

 

¿Qué propuestas pensas llevar a la Legislatura bonaerense si renovas mandato?

 

Quiero seguir aportando iniciativas para a construir la provincia que soñamos, una con empleo, con igualdad de oportunidades, donde cada bonaerense se sienta orgullosa del lugar donde vive.

También voy a seguir trabajando la agenda de género, con una fuerte impronta en darles mayor visibilidad a las mujeres que están a cargo de PyMEs. Es clave fomentar y apoyar los procesos de innovación, sumando nuevas tecnologías, para aportar al desarrollo de las sociedades, pero hay que hacerlo desde una perspectiva de género. En el ámbito empresarial se cristalizan los estereotipos y las dificultades que tienen las mujeres para acceder al capital propio o a posiciones de poder.

 

 

De cara al próximo mandato voy a seguir aportando para que los municipios tengan autonomía real, tal como está establecido en la Constitución Nacional y que la Constitución provincial aún está en deuda. La pandemia puso en evidencia que los municipios son quienes están en la primera línea al servicio de los vecinos y vecinas, incluso respondiendo a demandas que no le corresponden. Creo fundamental discutir la Ley Orgánica de Municipalidades: es un decreto ley del año 58, que sufrió demasiadas modificaciones y tenemos la responsabilidad de darles a los municipios una norma moderna, ágil, que no obstaculice, sino que brinde herramientas para la gestión de los gobiernos locales.

 

¿Cuáles fueron las iniciativas más relevantes de tu mandato anterior que se transformaron en ley?

 

Destaco tres proyectos que se convirtieron en ley. En primer lugar, la Ley Micaela, que establece la capacitación obligatoria en género y violencia contra las mujeres para los tres poderes del Estado. Fue un paso muy importante en un tema que trabajo desde hace 15 años.

La segunda Ley fue la de Asociaciones Civiles que a partir de la iniciativa que presenté se creó un Fondo Extraordinario de Emergencia para asistir a las asociaciones en el marco de la pandemia y la posibilidad de prorrogar los plazos de la tarifa cero de servicios una vez finalizada la emergencia sanitaria. Y por último, la Ley de Parto Respetado provincial que vino a dar respuesta a una lucha de muchos años de las organizaciones de mujeres.

Además, se sancionaron tres leyes de mi autoría dirigidas a reconocer a las mujeres en el deporte, específicamente en el boxeo. Históricamente el boxeo se valoró como un deporte de varones y la sanción del día de la mujer boxeadora junto con el reconocimiento de personalidades destacadas como María Cecilia Román y Yésica Boop creo que impulsa el deporte y abre puertas para que más niñas y mujeres se animen a entrar en estos espacios masculinizados.

 

¿Por qué ingresaste a la política?

 

Para mi la política es una herramienta de transformación y desde cada lugar que me tocó ocupar esa es siempre mi mirada: transformar la realidad de quienes lo necesitan.

 

 

Soy Trabajadora Social de la UBA, y como tal la profesión me permitió escuchar y acompañar muchas situaciones complejas, generar redes y tender puentes, y saber que el estar presente, acompañando, es fundamental para que podamos transformar la vida de muchas personas. Desde la militancia social, comunitaria, en cada espacio que generamos vínculos pienso de qué manera puedo mejorar la realidad. La posibilidad que brinda la política como herramienta de transformar el día a día de las personas es lo que me convoca, y el haber sido funcionaria en la Ciudad y en la Provincia me permitieron llevar adelante políticas públicas donde se hace una diferencia.

 

¿Cómo evalúas la gestión de la pandemia en la provincia de Buenos Aires?

 

La gestión de la pandemia derivó en una crisis que puso en jaque dos ejes muy importantes: la educación y el trabajo. Con la excusa de la protección de la salud se descuidó la educación y se perdieron miles de puestos de trabajo, y esto se hizo sin ningún tipo de evidencia.

Respecto a la escuela, mientras abrían casinos, bares, y se realizaban eventos políticos, los chicos y chicas seguían sin poder acceder a una escolaridad presencial. Además se dio una paradoja, se habilitaron muchas actividades laborales pero sin las escuelas abiertas. ¿Alguien pensó en cómo hicieron esas familias? Durante la pandemia las mujeres cargaron con la mayoría de las tareas de cuidado, en el 60% de los casos, son las mujeres las que dejaron sus trabajos para poder quedarse en casa al cuidado de su familia.

 

 

Se demostró que los chicos están más protegidos en las escuelas que en la calle, sin embargo, tampoco fue suficiente para que el gobierno provincial habilitara la escolaridad presencial.

Respecto al empleo, el sector privado es el que mueve la economía. Si bien se otorgaron diversas ayudas económicas, en muchos casos los pequeños comercios no contaban con los requisitos para acceder. Además de muchos trabajadores y trabajadoras independientes y emprendedores/as que estuvieron casi un año sin poder abrir sus negocios.

 

¿Qué hobbie tenes?

 

El deporte. Para desconectar un poco me encanta salir a caminar o a andar en bici.

 

¿Con qué tres referentes políticos te sentis identificado?

 

Michelle Bachelet, Angela Merkel, Obama.

 

¿Cuál es tu sueño?

 

Vivir en una sociedad en donde la perspectiva de género esté incluida en las políticas públicas y la igualdad de oportunidades sea real y no solamente un sueño compartido.

Más Leídas

Destacadas