martes, mayo 17, 2022

Efecto Solange: la desesperada súplica de una balcarceña para volver a ver a sus padres

Sandra Gigena se comunicó con Diputados Bonaerenses reclamando ayuda de la Provincia y del municipio comandado por Esteban Reino.

Categorías:

“Estoy varada desde marzo, la espera me mata cada día”, comienza el mensaje que acercó a este portal Sandra Gigena, una balcarceña que al comienzo de la pandemia fue despedida de su trabajo en la localidad Ezeiza y quedó sin los medios para poder volver a la localidad serrana.

Soy de Córdoba y hace dos años decidí ir a Balcarce porque tengo a mis papas y toda mi familia, a principio del año fui a trabajar a Ezeiza y justo cuando arranca la cuarentena me desocuparon”, dijo a Diputados Bonaerenses, la mujer de 46 años.

- Publicidad -

Como es sabido, el principal inconveniente para muchos bonaerenses es la falta de transporte público producto del aislamiento social, preventivo y obligatoria por el coronavirus. Esto, sumado a la falta de recurso económico, fueron los desencadenantes para que Gigena quedara varada.

Me despidieron de una agencia de cuidados domiciliarios, me dejaron sin nada. En estos momentos estoy parando en la casa de unos amigos, pero la situación no da para más. No tengo micros, ni plata para volver”, relató a este portal.

La semana pasada causó profunda conmoción el caso de Solange Musse (35), que murió en soledad por un cáncer de mama sin poder despedir a su papá. Fue el último deseo de la joven que esperaba por la llegada de progenitor que viajó desde Neuquén hasta Cordoba para verla, pero no pudo ingresar a la provincia.

En las últimas horas, también trascendió el fallecimiento de Martín Garay, el hombre que padecía un cáncer terminal y cuyas hijas no pudieron despedir por la cuarentena; el gobierno de San Luis les había negado el ingreso a la provincia en reiteradas ocasiones por la cuarentena. 

- Publicidad -

Incluso, los últimos casos motivaron el pedido en el Congreso de la Nación para que el Ejecutivo garantice el traslado a aquellas personas que tengan en otra provincia un familiar en grave estado de salud durante la vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio por el coronavirus.

En este marco, la cuidadora domiciliaria balcarceña sostuvo que “necesito volver porque tengo a mis padres grandes de 75 y 73 años, yo allá vivo en la casa de mi hermana, que es a donde volvería para poder hacer la cuarentena”.  

 

 

Por otro lado, Gigena contó que pudo sostenerse con la ayuda del IFE que otorgó el Gobierno nacional a los desocupados. “Gracias a dios con esa plata estoy pudiendo comer y aportando a la gente que me recibió, porque estoy viviendo de prestada”, agregó entre lagrimas.

Por último, la mujer remarcó que “estoy pidiendo una mano para que la Provincia o el intendente Esteban Reino me den una respuesta porque mi familia es de bajos recursos y no tienen la posibilidad de venirme a buscar”.  

Para colaborar con la vecina de Balcarce o ayudar para que pueda volver a ver a su familia comunicarse al 11 2176-3195.

Más Leídas

Destacadas