lunes, agosto 15, 2022

El Gobierno se reune este jueves con sectores de la construcción para acordar precios

Se trata de la segunda industria que establecerá diálogo formal con el Ejecutivo, en pleno impulso del oficialismo para frenar la escalada de la inflación.

Categorías:

En el marco del acuerdo de precios y salarios para reactivar la economía, el Gobierno nacional se reunirá este jueves con los representantes de la construcción para definir líneas de acción que consoliden al sector sin afectar la inflación.

Se trata de la segunda industria que establecerá diálogo formal con el Ejecutivo, en pleno impulso del oficialismo para frenar la escalada de la inflación y recuperar el trabajo y el consumo en el país.

- Publicidad -

Uno de los puntos fuertes del Gobierno serán los incentivos fiscales otorgados hace poco a los empresarios del sector, que terminó el 2020 con una recuperación en la actividad y el empleo, y que sumaría una inversión de casi US$ 5.000 millones este año.

"Buscamos que los salarios le ganen al aumento de precios, y así generar las condiciones para que esto ocurra”, dijo el titular de la cartera, Jorge Ferraresi.

Por otra parte, el ministro aclaró que este año “va a haber una demanda de materiales importante”. “La obra pública es muy potente, hay una cantidad de inversiones, obras en energía, en transporte, el Gobierno viene haciendo una inversión muy fuerte del Estado que acompaña en buena medida el sector privado”, agregó.

A su vez, también destacó la incidencia de las recientes medidas de blanqueo de capitales para la construcción, que podría atraer inversiones por USD$5.000 millones. 

- Publicidad -

Vamos a generar con el sector de materiales que ese aumento de la economía no se concentre en el precio de los materiales, sino que la mayor ganancia sea por mayor venta”, finalizó Ferraresi.

Vale recordar, que el jueves pasado se concretó el primer encuentro sectorial, en este caso con representantes del rubro de alimentación, donde el principal obstáculo es la suba constante de la canasta básica, lo que empujó al 4% la inflación de enero.

Otro es el panorama de la construcción, que en diciembre presentó un alza interanual del 27,4%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), y ese aumento resultó un 22% mayor a los niveles de febrero de 2020, antes del COVID.

Además, implicó la segunda suba consecutiva en el sector, tras 26 meses en baja, y la de mayor magnitud desde noviembre de 2017, y continúa la tendencia. Durante febrero, aumentaron anualmente los despachos de 12 de los 13 insumos más usados.

Por el lado del empleo, si bien se contrajo durante diciembre, "resulta la primera merma luego de cuatro meses consecutivos de recuperación y se vincula principalmente a factores estacionales”, según información del Instituto de Estadística y Registro de la Industri de la Construcción (Ieric).

En noviembre, el empleo en la construcción alcanzó a 298.430 puestos, 29.623 más que en mayo del año pasado, cuando se alcanzó el piso de la caída en la actividad, pero todavía está lejos de los 357.000 de diciembre de 2019.

Sin embargo, más allá de la recuperación que el sector comenzó a experimentar a partir de junio de 2020, y que se mantiene, hubo un momento de tensión en los últimos meses del año pasado entre la industria y el Gobierno.

 

 

A mediados de septiembre, ante la creciente demanda de materiales y para evitar que eso se traduzca en una presión para la inflación, la Secretaría de Comercio Interior lanzó el programa Precios Cuidados para la construcción.

La medida contemplaba que unos 93 productos de 17 rubros mantuvieran un registro de precios bajo, con valores un 5% por debajo de los de mercado. La respuesta de muchas empresas fue retener volúmenes de producción y desabastecer el mercado.

Esto significó un freno a la actividad en momentos en que la construcción volvía a demandar materiales. La intención del empresariado era esperar el tiempo correcto para subir los precios y potenciar la devaluación del peso frente al dólar, algo que no ocurrió.

 

 

Sin embargo, la retención de productos provocó que la Secretaría intimara a las empresas a garantizar el abastecimiento y a "incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada", a través de la resolución 605/2020.

Asimismo, desde la entidad gubernamental a cargo de Paula Español se les solicitó a los empresarios que "implementen las medidas necesarias para asegurar el transporte y provisión" de los materiales, y así profundizar el crecimiento del sector.

Es que desde Comercio Interior constataron "retrasos en el normal abastecimiento y acopio de materiales" que no guardaban relación con la situación de la cadena de valor.

Por eso, los privados no tuvieron excusas al defender la retención, porque según el Gobierno, ya existían "menores restricciones al tránsito y la tendiente optimización de los protocolos sanitarios dentro de las plantas industriales" para prevenir el COVID. 

Más Leídas

Destacadas