sábado, diciembre 4, 2021

El violador de una nena de 13 años recibió domiciliaria y volvió al barrio de la víctima

Se trata de un hombre que sólo había cumplido 7 meses de los 8 años de prisión que le dieron por abusar de la menor.

Categorías:

Pedro Olmos, de 68 años, condenado a 8 años de prisión por violar a una nena de 13 años en Burzaco, barrio de Almirante Brown, durante un cumpleaños familiar fue declarado como persona de riesgo frente al coronavirus y volvió al barrio donde en abril de 2019 ocurrió todo.

Después del episodio estuvo prófugo durante cinco meses y fue detenido en la puerta de su casa. Ahora habiendo cumplido tan sólo 7 meses de los 8 años de condena que resolvió la Justicia, está viviendo a 50 cuadras de la casa de la víctima con una tobillera que rastrea sus movimientos.

- Publicidad -

En concreto, el 4 de abril, Olmos dejó la alcaldía de Lomas de Zamora gracias a un fallo de la Cámara de Casación Penal bonaerense firmado por el juez Víctor Violini, que indica que las distintas enfermedades que padece Olmos lo transforman en una persona en peligro de muerte si se contagiara el virus en un calabozo.

La familia de la víctima nunca fue notificada. “Me enteré por mirar el expediente, nadie nos notificó, es una vergüenza lo que está pasando”, explica el abogado del hermano de la nena, Gastón Santilli. En uno de los últimos fallos de Casación bonaerense, en el marco de las liberaciones por personas en riesgo por Covid-19, se define que se debe notificar a las víctimas este tipo de medidas.

“Ninguno de los argumentos que brindó la defensa fue acreditado en el expediente, no se entiende. Nunca hubo un informe médico que lo corroborase”, agrega Santilli. Lo mismo señaló el fiscal Carlos Altuve, que apeló el fallo de Violini para que Olmos regrese a una celda.

- Publicidad -

El 13 abril del 2019 Olmos organizó el cumpleaños de uno de sus nietos que cumplía 13 con gente amiga y vecinos y entre los invitados estaba la nena, que en un momento de la tarde violó en la casilla que tenía en el fondo de su casa en pleno festejo.

Tras abusar de ella, Olmos le ofreció plata para que no dijera nada de lo que había pasado. Ella la rechazó y escapó como pudo. Todo sucedió sobre la misma calle. Una casa al lado de la otra.

En la trama judicial, la fiscal de primera instancia había solicitado que se le realizara un juicio abreviado con la pena a cumplir de 8 años. El tiempo pasó y el acusado continuó alojado en aquella comisaría hasta que la pandemia del coronavirus dentro de las cárceles generó una batería de pedidos de excarcelaciones. Uno de ellos fue el de Olmos.

El 27 de marzo pasado, siete días después de decretada la cuarentena total, la defensora oficial del imputado solicitó una morigeración de la prisión preventiva. El juez de Garantías que tenía a cargo la causa se la negó, pero habilitó un traslado a la Alcaldía de Lomas de Zamora.

Una semana después, el 3 de abril, el abogado de Olmos presentó frente a la Cámara de Casación penal bonaerense un hábeas corpus argumentando que Olmos era un preso en condición de riesgo. Según el escrito, padecía hipertensión crónica y osteoporosis, sostenía que necesitaba atención de un especialista en gastroenterología y en cardiología.

Según la denuncia de la familia de la nena, por estas horas el juez Violini hizo lugar al recurso y tomó por ciertos los argumentos del acusado sin contrastarlo con los informes médicos. Ante esto, el fiscal Altuve, apeló el fallo argumentando que en la resolución no figuraba ningún informe y que Olmos estuvo prófugo eludiendo a la Justicia durante cinco meses y podría volver a profugarse.

Más Leídas

Destacadas