miércoles, enero 26, 2022

Es ley: las 12 mil personas físicas más ricas del país deberán pagar el aporte solidario

La Cámara de Senadores de la Nación sancionó este viernes por la noche el proyecto que busca recaudar unos $300 mil millones para hacer frente a la pandemia.

Categorías:

El Senado de la Nación convirtió en ley este viernes por la noche el proyecto de Aporte Solidario y Extraordinario de las grandes fortunas, con 42 votos a favor del Frente de Todos contra a los 26 negativos que consiguió Juntos por el Cambio.

De esta manera, el Gobierno nacional buscará cumplir con el objetivo de recaudar $300 mil millones que estarán destinados a planes productivos y sanitarios, según establece la iniciativa, para hacerle frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

- Publicidad -

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Carlos Caserio, sostuvo que el aporte generará un “gran impulso” económico, remarcó que “es único en una situación excepcional” y recordó que el país está “saliendo de esta pandemia como se salió de algunas guerras mundiales".

"Este aporte que solicitamos es para ayudarnos a recuperar de la pandemia, va alcanzar a diez mil o doce mil contribuyentes”, insistió el cordobés y afirmó: “Si el Estado no hubiese puesto el ATP, habría empresas que no le podían pagar a sus trabajadores”.

 

- Publicidad -

 

"No estamos castigando a nadie, en realidad estamos poniendo un tributo extraordinario a los privilegiados. Entonces, me parece justo, necesario y ético porque en esta circunstancia los que más deben aportar son los que más beneficios tuvieron en la actividad económica argentina", indicó su par Oscar Parrilli.

En tanto, la oposición de Juntos por el Cambio votó en contra, como había anticipado durante la discusión, y se centró en repetir que el Aporte Solidario y Extraordinario es un impuesto, ahuyenta las inversiones y es inconstitucional.

El primero en hablar fue el senador Martín Lousteau, quien consideró que la presión tributaria en la Argentina “no va a generar trabajo” y agregó que “esta ley no es un aporte, es un impuesto”, al aseverar que “no existe tributariamente la palabra 'aporte' salvo para el sistema de seguridad social”.

 

 

 “¿Sólo diez mil casas que valen un millón de dólares? Hagan bien los cálculos, muchachos. O mejoren la AFIP. Argentina tiene pobreza récord. Con más de este Estado no vamos a salir de la pobreza. Es el Estado, no la solidaridad. Para eso hay que construir un buen Estado con un nivel de gasto adecuado”, retrucó.

El proyecto prevé el cobro de 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley un patrimonio de más de $200 millones; un 2,25% en casos bienes por entre $300 y 400 millones y 2,50% entre $400 y 600 millones.  

A su vez, la tasa subirá al 2,75% cuando sea de $600 a 800 millones; al 3% cuando los patrimonios oscilen entre $800 millones y 1.500 millones; al 3,25% para el rango de $1.500 a 3.000 millones; y, finalmente, a partir de esa cifra se elevará al 3,5%.

El opositor encargado de cerrar la posición de la bancada, fue el radical formoseño Luis Naidenoff quien sostuvo que el aporte es para “tapar el ajuste o de lo contrario lo hubieran tratado antes y no a esta altura del año" y lo comparó con la resolución 125 al equivocar la caracterización del sujeto al que afecta.

"Lo están haciendo con la gente de las grandes fortunas. Con este importe de $200 millones, con la brecha del tipo de cambio y al no incluir el pasivo, están afectando a muchos tipos que empujan en serio, que traccionan y generan enriquecimiento. Es un error político. Esto es una traba a la producción", señaló.

 

 

Por último, la senadora Anabel Fernández Sagasti clausuró el debate con una defensa al proyecto, respondió a las críticas opositoras al reprocharles que “en ningún momento hablaron del interés de la mayoría argentina” y llamó a “desmitificar ciertas zonceras” que repitieron.

No pueden decirnos por qué defienden el bolsillo de un puñado de multimillonarios. Los que pagarán son unos 9.300 personas humanas y no lo pagan las empresas sino los contribuyentes que tienen grandes fortunas, sobre todo en el exterior", aclaró.

En ese contexto, Fernández Sagasti recordó que el país está “en crisis por la pandemia pero también por la economía híperendeudada con 55 por ciento de inflación, caída del PBI, pérdida de empleo, cierre de Pymes” y destacó que “en ese contexto surge este aporte solidario".

"El Gobierno le dio sustentabilidad a la deuda pública que la oposición nos dejó como herencia para todos los argentinos. Luego se paliaron los efectos inmediatos de la pandemia, invirtiendo en hospitales, insumos, plus a los trabajadores de la salud, ayudas a las empresas”, dijo la mendozina.

Más Leídas

Destacadas