miércoles, diciembre 1, 2021

Grave: denuncian a otra clínica bonaerense por esconder una muerte por coronavirus

Se trata de un centro de salud de Vicente López. Este fin de semana también llevaron a la justicia a un sanatorio privado de Brandsen.

Categorías:

En las últimas horas se conoció una nueva presentación judicial contra una clínica privada de la provincia de Buenos Aires, acusada de ocultar la muerte de una paciente por coronavirus. Se trata del Centro de Salud Norte, de Villa Adelina, partido de Vicente López.

Un dato preocupante, más allá de la gravedad del caso en sí, es que presenta idéntica metodología al episodio denunciado este fin de semana en el Instituto Médico de Brandsen, tal como publicó Diputados Bonaerenses: no se informa la calidad de sospechoso de Covid-19 del paciente y en el acta de defunción se contabiliza como una muerte “común”.

La denuncia del caso de Vicente López la hizo el hermano de la mujer de 65 años que residían en San Martín que falleció el 6 de abril en la clínica privada por no haberlos informados de que la víctima era un posible caso de coronavirus y no haber tomado ninguna precaución al respecto.

La presentación recayó en el Juzgado Federal Nº 1 de San Isidro, a cargo de Sandra Arroyo Salgado, quien ordenó un hisopado para extraer una muestra del cuerpo en la Morgue Judicial, que depende de la Corte Suprema. El resultado del test se conoció el sábado último y dio positivo.

El Juzgado dispuso el aislamiento obligatorio de la familia que estuvo en contacto con la fallecida, de todo el personal de la cochería contratada para el trámite del sepelio, del ambulanciero y su familia a cargo del traslado, y de todo el personal asintomático de la clínica.

La mujer entró al Centro de Salud Norte el 7 de marzo pasado con un cuadro de infección urinaria severa, que implicó que fuera internada en terapia intensiva. Tras una mejora, fue pasada a terapia intermedia y tres semanas después, el 30 de marzo, fue encontrada por la familia “con mascarilla de oxígeno y nebulizaciones”.

Al día siguiente, el hermano de la fallecida concurrió a la clínica y notó que “empezó ahogarse, motivo por el cual fue trasladada a terapia intensiva” donde tuvo dos paros cardíacos, el segundo de los cuales le causó la muerte. La familia denunció nunca se le realizó el hisopado de Covid-19 y que nunca se activó el protocolo.

Es decir, los familiares que la visitaban no tenían protección alguna y “tampoco los médicos y enfermeros que asistían contaban con elementos adecuados para mantenerse aislados”. Solicitamos el listado del personal sintomático, si lo hubiera, para proceder a realizar los correspondientes hisopados y su aislamiento hospitalario”, explicaron desde el Municipio. La misma suerte correrán los empleados de la cochería, ambulancieros y familiares.

Recién después de nuestra insistencia y de haber expresado nuestro enojo, en el Juzgado aceptaron ordenar que nos hicieran el hisopado y a mi tío le llegó por mail la notificación de que teníamos que cerrar la cochería y debíamos permanecer aislados hasta el 26 de abril”, explicó una empleada de M. Menini Sepelios.

En tanto, el ambulanciero que retiró el cuerpo de la mujer fallecida de la morgue del Centro de Salud Norte, Edgardo Campagna, sostuvo que “estaba con otros tres cuerpos más, todos juntos en la morgue uno al lado del otro, de los cuales dos tenían bolsa mortuoria con cierre, y se veía que habían sido rociados con lavandina. La supervisora me dijo que eran posibles COVID-19, aunque no tenían ni cartelito, ni bolsa roja, ni nada especial. Estaban en la bolsa común mortuoria”.

Ese día el profesional no recibió el certificado de defunción, que recién apareció al otro día. “Vimos que le habían puesto ‘paro cardíaco, shock refractario e insuficiencia respiratoria’. Nos llamó la atención lo de insuficiencia respiratoria, porque el hermano nos había dicho que no había ingresado por eso”, reconstruyeron desde la funeraria.

Más Leídas

Destacadas