miércoles, diciembre 1, 2021

Intendente denunció a la clínica que habría ocultado dos muertes por coronavirus

El intendente Daiel Cappelletti pide que se investigue si el sanatorio “cumplió con el protocolo”. Se tratan de dos familiares del jugador de fútbol Walter Montillo.

Categorías:

Luego del revuelo que se generó en la localidad bonaerense de Brandsen por la denuncia contra una clínica privada a quien acusan de ocultar dos muertes por coronavirus (Covid-19), el intendente Daiel Cappelletti realizó un fuerte descargo y adelantó que pidió que se investigue si el nosocomio cumplió con los protocolos.

Tal como anticipó Diputados Bonaerenses, la acusación partió de la funeraria encargada de manipular los cuerpos de los dos familiares fallecidos del exjugador de Tigre Walter Montillo, quien hoy se desempeña en el club Universitario de Chile. Según el encargado del negocio, el Instituto Médico habría omitido informan en los certificados que se trataban de muertes por Covid-19.

"Estoy decepcionado y con mucha bronca", sostuvo Cappelletti luego de presentar la denuncia en la comisaría local para que luego sea elevada a la fiscalía correspondiente y agregó: “Fui engañado en mi buena fe por el director de la clínica (Daniel Navarro), concurrí a una conferencia de prensa, donde no se dijo la verdad”.

En ese sentido, el alcalde radical sostuvo que “jamás ocultaría nada y menos una situación como esta, cuando todos bregamos por un sistema de salud cada día mejor". "La gente de la clínica dice que los fallecidos tienen la bolsa mortuoria, mientras que las autoridades de la casa velatoria sostienen lo contrario", aclaró.

El caso se descubrió con la exposición del encargado de una casa de sepelios de Brandsen que denunció que la clínica privada de esa ciudad les entregó los cuerpos con un certificado de deceso por "causas naturales", cuando en realidad "habían contraído coronavirus".

Las personas fallecidas eran Walter Oscar Montillo (60) y Oscar Montillo (91), quienes murieron en la misma semana en Brandsen y eran el padre y el abuelo del ex jugador. “En ningún momento nos avisaron del riesgo, mis empleados retiraron a los fallecidos con guantes y barbijos número 95 porque era una muerte natural", señaló el encargado de la funeraria, Gaspar Pourtau.

"La clínica se manejó mal y al tener un caso sospechoso desde el primer día que le hacen el hisopado, tendrían que haber informado a la Dirección de Salud de la Municipalidad y no se cumplió con ese protocolo", expuso y cerró: "Si nos hubieran avisado de la realización del hisopado se tomaban otros recaudos y no se los ponía en nicho, tampoco nos entregaron los cuerpos en una bolsa".

Más Leídas

Destacadas