lunes, octubre 18, 2021

Kicillof, ante el mismo desafío que afrontó Vidal: cubrir una vacante en la Corte bonaerense

El fallecimiento de Héctor Negri dejó una silla vacía en el máximo tribunal, al igual que la renuncia de Juan Carlos Hitters después de que asumió la exgobernadora.

Categorías:

El fallecimiento del ministro decano de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Héctor Negri, le presenta al Gobernador Axel Kicillof el primer desafío de la gestión en materia judicial: designar un reemplazante. A María Eugenia Vidal, la misma tarea le significó casi tres años de trabajo.

La exgobernadora supo en agosto de 2016 que debía pensar en un magistrado para cubrir la vacante que dejó Juan Carlos Hitters el 31 de octubre de ese año, cuando presentó su renuncia por jubilación tras 22 años en el máximo tribunal.

El proceso de selección no apuró en ningún momento a Vidal y el pliego del exjuez federal Sergio Torres ingresó en el Senado bonaerense el 3 de abril de 2019. Después de haber sido avalada unánimemente por la Comisión de Asuntos Constitucionales, su postulación fue aprobada sin objeciones en el recinto.

No obstante, y pese a las adhesiones de las espadas legislativas con más peso del kirchnerismo, como María Teresa García, la ceremonia de jura en la Corte se demoró más de un mes por impugnaciones del Colegio de Abogados de La Plata y la Asociación de Magistrados de la capital bonaerense.

¿La razón? Es porteño y no lograba acreditar un requisito fundamental de la Constitución bonaerense para el ejercicio de la magistratura. “Para ingresar al Poder Judicial debe justificarse dos años de residencia inmediata en la Provincia”, exige el artículo 181 de la Carta Magna.

En las pocas notas periodísticas que le realizaron, el extitular del juzgado federal Nº 12 de Comodoro Py fue consultado por esa controversia y siempre contestó con evasivas, al punto de decir que tuvo familiares que residieron en territorio bonaerense.

Incluso, su designación generó una fuerte interna en la propia Corte entre el presidente del tribunal, Eduardo De Lázzari, más Eduardo Pettigiani como los detractores de su condición de no bonaerense, y los ministros Héctor Negri, Hilda Kogan, Daniel Soria y Luis Genoud, a favor de su designación.

A Torres llegaron a denunciarlo penalmente por falsedad ideológica. Ante el Ejecutivo señaló que vive legalmente en el partido de Tigre, pero el padrón electoral antes de las elecciones arrojaba que su domicilio oficial era en la Capital Federal.

Finalmente, el titular del máximo tribunal reculó en su posición, dejó que Vidal completara la vacante y el acto de jura de Torres como juez supremo se dio el 30 de mayo, más de un mes después de que la Cámara alta lo habilitó como tal.

Si bien no pasaron ni 24 horas de la partida física de Negri, la elección de un magistrado para cubrir la vacante se mete de manera sorpresiva en las agendas del ministro de Justicia Julio Alak y del titular del Ejecutivo bonaerense, aunque es prematuro saber qué prioridad tendrá.

Más Leídas

Destacadas