jueves, octubre 6, 2022

La Anmat aprobó el primer test argentino para la detección rápida de coronavirus

El análisis creado por investigadores de la UNLP, permite saber si la persona está o estuvo en contacto con el virus con sólo una gota de sangre.

Categorías:

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el primer test rápido serológico creado por científicos argentinos del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI CONICET, La Plata) que permite saber en cinco minutos si una persona está o estuvo infectada con el nuevo coronavirus.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), informó que científicos del consorcio CINDEFI-Bamboo, con sede en la Facultad de Ciencias Exactas, dependiente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET, desarrollaron “el primer test serológico rápido nacional, que mediante una gota de sangre permite saber si la persona está o estuvo en contacto con el virus SARS-CoV-2".

- Publicidad -

El dispositivo, nombrado comercialmente como FarmaCov test, tendrá un costo cercano a los cinco dólares, es decir unos 765 pesos argentinos. Un costo considerablemente menor que los ya existentes en el mercado, y que en su mayoría son importados desde Oriente.

Su funcionamiento es similar a los conocidos test de embarazo, ya que en pocos minutos es capaz de detectar la presencia de anticuerpos en el organismo del paciente. De esta manera, con apenas una gota de sangre, es posible saber si la persona está o ha estado en contacto con el virus.

Por su parte, el INTI "aportó al nuevo producto la provisión de un insumo clave que se emplea en el proceso de obtención de una proteína del coronavirus", según se explicó a través de un comunicado.

En el marco de la actual pandemia y frente a la suba de casos, una de las acciones clave para controlar la propagación del covid-19 es la realización de testeos.

- Publicidad -

En ese sentido, la subgerente de Industria y Servicios del INTI, Laura Hermida destacó que “desde el consorcio se contactaron con nosotros porque necesitaban sustituir importaciones de un insumo conocido como IPTG (Isopropil-β-D-1-tiogalactopiranósido), para inducir la producción de la proteína N del coronavirus”.

“Esta proteína se coloca en las tiras reactivas del test y es clave porque al ponerse en contacto con la sangre de la persona testeada permite detectar la presencia de anticuerpos, en caso de tenerlos indicaría que el virus ingresó a su organismo”, agregó Hermida.

Además, quien integró el equipo de trabajo junto a especialistas de los sectores de Química y Biotecnología, expresó que el nuevo test “permitirá realizar estudios poblacionales a gran escala, mapeo y segregación de áreas”. Además, podrá utilizarse para detectar y aislar rápidamente a quienes están cursando la enfermedad.

Si bien, este tipo de test ya existen su valor de importación es alto, por lo que esta innovación nacional facilita un producto con un “costo accesible, que se calcula entre 5 y 7 dólares, y permite ir siguiendo la infección de una manera activa, en lugar de atacarlo de forma pasiva sólo centrado en pacientes con síntomas”, destacó Sebastián Cavalitto, del CINDEFI.

El desarrollo del insumo desde INTI acompaña al proyecto en la sustitución de importaciones, clave para que el test pueda tener un precio accesible”, precisó Hermida. Como resultado de la experiencia, la científica anticipó que “a futuro, está previsto transferir la tecnología de producción (del IPTG) para que una empresa nacional pueda fabricarlo”.

Más Leídas

Destacadas