miércoles, julio 6, 2022

Miranda fogonea la Ley de Apicultura con más de 100 productores bonaerenses

El diputado radical, Valentín Miranda, se reunió con referentes del sector apícola para trabajar en el proyecto de Ley de Apicultura.

El diputado provincial de la Unión Cívica Radical (UCR), Valentín Miranda, se reunió con más de cien productores apícolas y responsables de las áreas de Producción de municipios bonaerenses para trabajar en detalle el proyecto de Ley de apicultura que busca regular y desarrollar la actividad.

“Recibimos aportes interesantes de los productores”, indicó Miranda en torno a las sugerencias que le realizaron los referentes del sector apícola para incorporar a la futura normativa.

- Publicidad -

Al encuentro, que se realizó de manera virtual, asistieron productores de varios distritos del interior de la provincia, el titular de la Dirección Apícola del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia, Ariel Rodrigo Guardia López, el diputado provincial de Juntos, Emiliano Balbín y el intendente de Ayacucho, Emilio Cordonnier.

“Fue un encuentro fructífero con un interesante ida y vuelta con productores y funcionarios donde ellos pudieron dar su visión de distintos puntos que incorpora la iniciativa y fortalecieron con su perspectiva lo que creo que terminará siendo el texto final”, señaló Miranda.

Además, el diputado explicó que “los productores creen que con esta Ley de apicultura podrían mejorar su producción a partir de las nuevas herramientas que se pondrían en marcha, además de darles un lugar de interés siendo que se trata de un segmento que genera importantes ingresos y un gran movimiento en la provincia”.

- Publicidad -

Cabe señalar que, la iniciativa de Miranda propone la creación de un régimen para la protección, fomento y desarrollo de la actividad apícola en todo el territorio bonaerense así como también la disposición de un órgano de aplicación y control.

El diputado, Valentín Miranda, conversó con productores de distintos municipios bonaerenses para conocer en detalle la actividad apícola
El diputado, Valentín Miranda, conversó con productores de distintos municipios bonaerenses para conocer en detalle la actividad apícola

En este marco, la propuesta declara a las abejas melíferas como insectos útiles y benéficos de manera de establecer “su protección y preservación como agentes polinizadores”, con el doble propósito de sostener y acrecentar la producción de miel y subproductos, y de conservar el ambiente.

“La apicultura es una actividad agropecuaria de primera línea: genera trabajo, divisas, posibilita el crecimiento de pequeños y medianos productores y de emprendimientos familiares y ayuda al ambiente. En definitiva, es un círculo que favorece a la provincia para su desarrollo integral”, explicó Miranda.

Asimismo, el proyecto de Ley de apicultura busca generar nuevos hábitos de consumo como así también desarrollar y elaborar productos apícolas con fines alimenticios, farmacológicos, cosmetológicos, entre otros.

La Ley de apicultura busca desarrollar la actividad en la provincia y brindarle un marco regulatorio
La Ley de apicultura busca desarrollar la actividad en la provincia y brindarle un marco regulatorio

Cuando la Ley de apicultura se ponga en marcha, las autoridades podrán encarar un proceso de registro de ubicación territorial de apiarios con cantidad de colmenas instaladas que servirá para coordinar acciones entre los sectores públicos y privados con la firma de convenios de promoción, difusión, asistencia técnica, financiera y control de toda la actividad apícola.

Al mismo tiempo, el gobierno podrá “implementar políticas relacionadas con el comercio exterior de los productos apícolas a través de un programa sostenible, en conjunto con otras instituciones públicas de la provincia de Buenos Aires”.

Otro de los puntos que contempla la propuesta de Miranda es la creación del Fondo Provincial de Protección que tendrá la posibilidad de realizar aportes económicos para la compra de material vivo e insumos; financiar total o parcial para la incorporación de capital de trabajo y/o bienes de capital en la cadena de valor apícola; y atender contingencias climáticas, sanitarias o de mercado, entre otros beneficios.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario