domingo, noviembre 28, 2021

Municipios de la Cuarta en jaque por el COVID-19: las medidas de los intendentes

En la Cuarta los casos de contagios de Covid-19 subieron fuerte en los últimos 15 días y un municipio ya implementa el toque de queda sanitario.

Categorías:

Si bien la mirada está puesta sobre los distritos de la costa atlántica, en la Cuarta sección los intendentes están en alerta por la proliferación de los contagios de Covid-19, que crecieron con fuerza en las últimas dos semanas.

En ese sentido, los alcaldes de todos los colores políticos volvieron a pedir a las y los vecinos que restrinjan las reuniones sociales, que mantengan los cuidados personales y no se relajen.

“Teníamos previsto que suban los casos luego de las Fiestas, la preocupación ahora está en saber si esto se va a estabilizar o va a ser algo que va a alzar el nivel de contagios, la expectativa es que se vuelva a normalizar”, dijo el intendente Walter Torchio a Diputados Bonaerenses.

El Jefe Comunal de Carlos Casares señaló que en su distrito se duplicaron los casos en los últimos 15 días, por lo que en las próximas horas avanzará con medida para limitar las reuniones sociales.

“Ahora estamos esperando saber si hay alguna decisión de parte del Gobierno provincial y en el distrito estamos definiendo alguna medida en relación a las reuniones sociales, la parte comercial va a seguir trabajando y no vamos a cerrar los accesos porque eso ya no tiene sentido”, afirmó.

Los intendentes de los distritos de la región como Chacabuco, Florentino Ameghino, 9 de Julio, General Pinto, Lincoln y Rojas, entre otros, manifestaron su preocupación en el mismo sentido. Incluso en ese último, el alcalde Claudio Rossi dispuso su propio toque de queda porque el hospital quedó al límite de la saturación.

 

 

Es muy difícil, si no hay grandes casos, que la gente vuelva a una restricción más fuerte porque además la época del año llama a salir de casa, a reunirse, en invierno es más fácil contener porque por el frío no se sale, pero hoy no es lo mismo”, especificó Torchio.

En ese sentido, las fiestas clandestinas fueron un dolor de cabeza para los jefes comunales y se volvieron una tendencia en toda la provincia, a pesar de que las más grandes se dan en el Conurbano o la zona costera.

 

 

“Las fiestas las tenemos medianamente controladas, si tomamos conocimiento se hace el procedimiento, también hay multas impuestas no solo para quien organiza sino también para quienes concurren. Pero se hace complejo controlarlo porque muchos se van para la zona del campo, entonces hay que hacer más controles en todo el distrito”, sostuvo.

En estos próximos días, el gobernador Axel Kicillof junto a su Gabinete y el comité de expertos que los asesora, definirán cuáles serán las medidas a implementar si los casos se mantienen en alza y, además, si se resiente la ocupación de camas en los hospitales.

En ese orden, algunos alcaldes manifestaron que apoyarían una medida de restricción como el toque de queda sanitario, mientras que otros señalaron que no serviría de mucho y sería difícil de controlar.

 

 

Apoyaríamos una medida así, de hecho fuimos el primer municipio en implementar el toque de queda en la Provincia. Cuando recién comenzó pusimos estos límites para que a las 18 horas retornen a sus hogares, lo mantuvimos durante mucho tiempo y luego se fue modificando con el cambio de la situación. Fueron buenos los resultados, pero fue en otro momento diferente al que estamos hoy”, expresó Torchio.

En ese orden, el intendente destacó que para que funcione una medida de ese tipo o cualquier otra que implique restricciones fuertes a la movilidad, debe ser acompañado por todos los municipios para que sea realmente efectiva ante la sociedad.

“Si lo aplico yo y los demás no, no va a funcionar; en cambio si lo dice el Gobernador y todos lo aplicamos, ahí puede resultar efectivo. Si es una medida provincial y es acompañada por los intendentes, puede funcionar, si no vamos a estar en problemas porque después de 10 meses la gente ya está cansada”, concluyó.

Más Leídas

Destacadas