sábado, diciembre 4, 2021

Nada feliz: en Mar del Plata hubo 1.200 despidos y cerraron 100 locales desde marzo

Los empresarios del sector se manifestaron frente al Museo Mar para pedirle al intendente Guillermo Montenegro que los habilite a trabajar.

Categorías:

Empresarios del sector gastronómico de la localidad bonaerense de Mar del Plata denuncian que desde el inicio de la pandemia por coronavirus (COVID-19) cerraron 100 locales y se perdieron 1.200 fuentes de trabajo y llevaron adelante una medida de fuerza para visibilizar su situación.

La manifestación se llevó a cabo en las puertas del Museo Mar para exigirle al intendente de la ciudad balnearia, Guillermo Montenegro que a pesar de estar en fase 3 ante el foco de contagios que mantiene en vilo a la ciudad, los autorice a reabrir sus puertas al igual que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

- Publicidad -

En ese sentido, Nancy Todoroff, secretaria general de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos local (Uthgra) expresó que “es una situación sumamente crítica y es difícil reclamarles a los empresarios cuando están cerrados hace seis meses, hay gente que cobra solo el ATP, que son $16 mil”.

Asimismo, el empresario marplatense Federico Goranski dijo que se está volviendo “insostenible”, de modo que aclaró que “necesitamos abrir o ayudas mayores a las que hoy ya existen porque el ATP es insuficiente”.

Goranski también se refirió a los costos fijos que tienen por los impuestos y si bien dijo que gran parte de lo que les cobran son impuestos nacionales y provinciales, señaló que no se planificó una eximición de alguno de esos costos.

“La gastronomía no era un foco de contagio porque cumplíamos con los protocolos pero en un rubro tan grande, siempre hay algún irresponsable, aunque ahora proponemos abrir con protocolos todavía más fuertes", detalló el empresario del sector.

- Publicidad -

Bajo este contexto, los propietarios de locales vinculados a la actividad gastronómica sostuvieron que las medidas de fuerza continuarán hasta tener “una respuesta positiva” porque “esto no es un capricho, necesitamos trabajar”.

Vale aclarar que el 1 de septiembre, el Gobierno porteño avanzó en la apertura del sector al aire libre, luego de casi cinco meses en los que solo pudieron funcionar bajo la modalidad “take away” o delivery.

No obstante, a pesar de que las autoridades sanitarias advirtieron y cuestionaron la decisión de Horacio Rodríguez Larreta, la Asociación de bares autoconvocados de CABA envió una carta al presidente Alberto Fernández para exigirle mayores flexibilizaciones y permisos.

Más Leídas

Destacadas