lunes 13 de julio de 2020 - Edición Nº979
Diputados Bonaerenses » Municipios » 2 may 2020

En Mar del Plata

Mala marea: empresarios pesqueros proyectan una caída del 30% en las exportaciones

El puerto marplatense está operando en un nivel cercano al 50% comparado con igual mes de 2019.


La baja en los precios de las commodities y la falta de demanda tanto a nivel nacional como internacional se convirtieron en las principales preocupaciones de los empresarios del sector pesquero de Mar del Plata.

Directivos de las cámaras que agrupan a las firmas marplatenses, especialmente a Pymes, estimaron que "en un escenario optimista" se prevé caída del 30% en las exportaciones para 2020 por la pandemia de coronavirus.

Frente a este panorama existe preocupación también entre representantes del sector gremial, por la incertidumbre respecto de la actividad para los próximos meses y la falta de recursos para procesar en tierra.

El presidente de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros, Sebastián Agliano, aseguró que el puerto marplatense opera desde los primeros días de marzo "en un nivel cercano al 50 por ciento, comparado con el año pasado".

Agliano también explicó que las principales causas de esta situación eran "la baja en los precios de las materias primas a nivel internacional, y que gran parte de la demanda de los productos pesqueros están también en caída".

"Somos considerados una actividad esencial y a su vez estamos en cuarentena, y trabajamos con todos los protocolos que se fueron diseñando; y aparece una complejidad porque el puerto tiene una triple administración", se sinceró el titular de la Cámara.

"Por todo esto, mantener en funcionamiento el sector no es tan simple como poner un barco en el agua y sacarlo. Hay una vinculación con talleres navales, carga y descarga, camioneros, administrativos y es muy complicado de coordinar", agregó.

En tanto, las empresas nucleadas en la Unión de Intereses Pesqueros Argentino (Udipa) y Cámara de Frigoríficos Exportadores de la Pesca (Cafrexport), registraron durante marzo y la primera quincena de abril "caídas del 52% en las toneladas para el mercado interno.

En esa sintonía, también anotaron bajas del 43% en las comercializadas al exterior", respecto del mismo período en 2019. “El impacto se siente fuerte en los precios de la materia prima y en los volúmenes exportados", señalaron.

En esa línea, un relevamiento realizado por la organización Intercámaras de la Industria Pesquera Argentina alertó sobre la "cancelación de pedidos de importación por parte de los mercados del Brasil, Estados Unidos y Europa".

 

Desde el inicio de la emergencia global, el impacto se notó en la venta de langostino a China, donde el valor exportado "mermó en un 38%", mientras que "en España la caída fue del 28% y en Tailandia del 24%".

"El calamar cayó un 42% en China en el total exportado, España un 8% y Japón un 41%. La merluza hubbsi tiene destinos más regionales, por eso lo peor está por venir", detallaron.

El escenario, según los empresarios, presenta además "una caída del 48% en la cantidad de mareas realizadas por los buques fresqueros, comparando con el primer trimestre 2019".

Por su parte, la secretaria general del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado, Cristina Ledesma, definió la situación como "alarmante" y aseguró a que "el poco pescado que llega a las plantas no alcanza para nada".

Ledesma dijo que la situación del gremio, que nuclea a más de 8.000 trabajadores en tierra "es muy complicada", porque "desde enero se venían registrando despidos y esto del virus empeora todo el panorama".

"Está entrando poco pescado para procesar porque la captura se concentra en la exportación, que también cae, y entonces lo poco que llega se distribuye en las plantas pero no alcanza para nada", afirmó.

"En el sector venimos de muchos años complicados, incluso con todos los barcos saliendo, así que la verdad no sabemos cómo va a seguir esto, pero cada vez dependemos más de la ayuda oficial", aseguró.

Carlos Mezzamico, secretario general del Sindicato Único de Portuarios Argentinos, dijo por su parte que el impacto es menor en el personal embarcado y vinculado con la estiba, por la zafra de calamar y el inicio de la de langostino.

"Todos coinciden en que el problema es el cierre de los mercados. Los buques en el sector congelador y potero están descargando en buen nivel, pero el gran problema es que aunque por ahora hay pescado, hay poco pedido y caída de los mercados", destacó.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS