lunes 21 de septiembre de 2020 - Edición Nº1049
Diputados Bonaerenses » Nación » 1 jun 2020

Informe Diputados Bonaerenses

Infectadura: los peligros y motivaciones ocultas detrás de los discursos anticuarentena

Un pequeño conjunto de personas salió a las calles con consignas mezcladas pero con el firme convencimiento de que el coronavirus es parte de un complot a nivel global.


Como ocurrió en el feriado patrio del 25 de mayo, este fin de semana grupos anticuarentena volvieron a manifestarse en contra del aislamiento obligatorio para hacer frente al crecimiento de contagios de coronavirus. En principio, las banderas enarboladas hicieron una crítica hacia el confinamiento, aunque se entremezclaron con otros pedidos y una mezcla de teorías conspirativas.

Quizás la concentración que se fomentó mediante las redes sociales tenía un reclamo principal, que era el fin de la cuarentena, argumentando con que pone un freno a las libertades individuales. Pero también aparecieron un sinfín de críticas hacia las políticas del Gobierno que poco tienen que ver con la situación de la pandemia.

Hubo un movimientos que en particular que promovieron a romper el aislamiento para mostrar su descontento con la extensión de la cuarentena y exigiendo más flexibilización en las actividades. El grupo autodenominado “Jóvenes Republicanos” intentó promover una marcha masiva que no fue tal.

Además, un grupo de intelectuales, científicos y ex funcionarios del gobierno anterior firmaron una nota titulada "la democracia está en peligo" en la que hacen “una convocatoria amplia a la sociedad civil a contener los desbordes autoritarios del Gobierno y estar atentos para frenar los avances arbitrarios del poder”.

 

 

El Licenciado en Sociología en la UBA y Magister en Políticas Públicas en FLACSO, Sacha Pujó, analizó la situación en diálogo con Diputados Bonaerenses y consideró “niegan la realidad empírica porque se mezclan cuestiones de terraplanismo y los antivacunas”, y además, también “influye la crisis de legitimidad de las instituciones y los criterios de verdad”.

A su vez, por la expansión mundial del Covid-19, el experto consideró que se ponen en juego “ciertas condiciones de vida que traíamos previo a la pandemia, en términos de libertades, que obviamente entran en esta situación atípica que estamos viviendo que se ven puestas en cuestión”.

Se trata de libertades económicas y personales, base del sistema capitalista, que entran en discusión con el contexto actual y “exigen de la solidaridad, de la presencia fuerte del Estado para que esto no se transforme en un desastre humanitario”.

 

 

 

Si bien estos movimientos no son propios de Argentina, sino que también en Brasil o en Estados Unidos hubo grupos armados que han salido a reclamar contra la cuarentena, en nuestro país tienen una raigambre que es sustentada por los grandes medios de comunicación y algunos referentes con una posición “libertaria” de la economía.

Al respecto, Pujó sostuvo que lo que sucedió “es un fenómeno de un segmento quizás con rasgos sectarios”, teniendo en cuenta que hubo combo de reclamos que “quizás no tenían nada que ver entre sí, como por ejemplo había anti vacunas, gente reclamando contra la dictadura del gobierno, u otras diciendo que hay una conspiración mundial”.

 

 

A pesar de que algunos integrantes de este minúsculo grupo expusieron argumentos con un escaso sustento real, otros tantos se ven afectados por la situación económica que sufrió implosión y que se profundizó en Argentina tras cuatro años de desfinanciamiento y sobrendeudamiento.

Una de las explicaciones posibles que ensayó Pujó es que “lo que era la vida en sociedad previo a esto, entra en contradicción con las conductas y los comportamientos sociales y la presencia del Estado que se requiere”, lo que contribuye a que con “estas crisis económicas tan grandes, no se puedan evaluar los riesgos”.

En sintonía, Nicolás Welschinger, Doctor en Ciencias Sociales e investigador del CONICET, consideró en comunicación con Diputados Bonaerenses que las expresiones que aparecieron “de algún modo se podrían describir como la confluencia de pequeñas corrientes ligadas al discurso de la llamada nueva derecha”.

 

 

Siguiendo esta línea de análisis, el doctor remarcó que “es importante no ridiculizar para negar estas posiciones, sino intentar comprender que son producto de un modo particular de entender la libertad y los derechos que distintos referentes de la nueva derecha vienen promoviendo”.

Observando más profundamente el movimiento anti cuarentena, Welschinger estimó que “las consignas hacen referencia a la negación de lazo social y la reafirmación (ilusoria, pero con efectos concretos) de que en la vida todo se trata de sostener mi decisión individual contra las conspiraciones de las fuerzas sociales o también de conspiraciones globales en su contra”.

Continuando por esta misma vía, el investigador explicó que “todas las interpretaciones que dieron giraron sobre su propio eje, su situación individual, su opinión como única fuente legítima por sobre todo modo de conocimiento o argumentación” y, a su vez que, “en el contrapunto con los noteros quedaba claro: no hay validación de la realidad más allá de la opinión individual”.

 

 

Por otro lado, Welschinger sostuvo que existe una negación del plano social de la vida que “les impide siquiera considerar reales la potencialidad (pasada y futura) de los riesgos de la pandemia” y evaluó que no es casual que justo en los momentos en los que el virus llegó a los barrios populares emerjan estos movimientos ya que “la desigualdad se vuelve el vector de transmisión más potente del Covid 19, ellos se declaran en guerra contra las medidas”.

Asimismo, en sus propias palabras, soslayó que “el discurso que los referentes locales de la “nueva derecha” promueve esta desconfianza en las figuras públicas, por lo que Welschinger advirtió que “es muy preocupante ver los intentos por amalgamar, por reunir en una misma cadena, virus-cuarentena-científicos-terrorismo”.

Por último, sostuvo que los medios hegemónicos “refuerzan la percepción de estar sufriendo una imposición injustificada” y concluyó que “frente a estas interpretaciones de la cuarentena que se nutren del discurso de la negación de la dimensión relacional de la vida social, es necesario reponer en el debate público las consecuencias de las múltiples desigualdades que sufre la sociedad argentina”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS