domingo 11 de abril de 2021 - Edición Nº1251
Diputados Bonaerenses » Municipios » 15 jun 2020

En Escobar

Otro femicidio: hallan muerta a una mujer de 77 años con un “puntazo” en el cuello

La víctima también recibió una herida de arma blanca en el tórax en el domicilio donde convivía con su esposo, el presunto femicida.


Una mujer de 77 años fue encontrada asesinada de un puntazo en el cuello y otro en el tórax en su casa de Escobar, y por el femicidio detuvieron a su esposo cuando estaba por abandonar la escena el crimen.

El hecho fue descubierto en la madrugada del sábado en una hostería familiar, donde la víctima, identificada como María Gelpez Fernández, residía junto a su marido, Francisco Pereyra Espasandino, también de 77 años.

Según indicaron fuentes judiciales, el personal policial se trasladó hasta esa vivienda luego de recibir un alerta sobre una mujer que había sido encontrada muerta por su esposo dentro del inmueble.

"Hay una femenina fallecida y todavía no vinieron los médicos", fue el mensaje que dejó el hombre al comunicarse con el 911. Al arribar, los efectivos constataron que la víctima presentaba manchas hemáticas, aunque no había otros signos de violencia.

Los investigadores pudieron averiguar en ese momento que la pareja, ambos españoles, eran los encargados de la hostería, donde también se pudo determinar que la mujer había recibido al menos una herida cortopunzante en el cuello.

Ante esta situación, el fiscal de Escobar Gonzalo Ferreiros dispuso la aprehensión del esposo de la víctima como sospechoso del femicidio y cuando la policía fue a detenerlo, descubrió que el hombre ya había preparado unos bolsos para fugarse.

Las pesquisas indicaron que el arma utilizada en el crimen aún no fue localizada, pero fueron secuestrados varios cuchillos oxidados hallados en una cocina contigua a la habitación de la pareja.

Asimismo, los voceros detallaron que en poder del sospechoso se hallaron entre 20 y 30 cartas en las que, al parecer, manifestaba su intención de matar a su esposa, motivado aparentemente por relaciones amorosas que habría tenido la mujer.

En tanto, en la misma hostería vivían dos hijos de la pareja con sus respectivas familias y al enterarse de lo sucedido, uno de ellos increpó a su padre y le recriminó lo que había hecho, dando a entender que Pereyra era el único sospechoso posible.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS