sábado 19 de septiembre de 2020 - Edición Nº1047
Diputados Bonaerenses » Provincia » 12 jul 2020

Accionar de La Bonaerense

La CPM en alerta por Facundo Castro, un caso de gatillo fácil y una muerte en una comisaría

A la desaparición del joven de 22 años de Villarino, este fin de semana se sumaron los otros dos episodios fatales que tienen a la Policía Bonaerense como protagonistas.


La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) emitió un comunicado en el que alertó sobre la profundización durante el aislamiento obligatorio de las prácticas “violentas, arbitrarias y crueles” que perduran de manera estructural en la Policía Bonaerense y pidió revertirlas con urgencia y garantizar investigaciones transparentes.

Este fin de semana, a la desaparición de Facundo Castro Astudillo, el joven de 22 años que partió de Pedro Luro hasta Bahía Blanca a dedo pero nunca llegó a destino, se sumó un caso de presunto gatillo fácil en La Matanza y la muerte de un detenido en un calabozo de una comisaría de Chascomús y en todos los casos La Bonaerense está en el centro de las sospechas.

 

 

Estos hechos que se conocieron en las últimas horas significan una alerta máxima sobre el accionar de la Policía Bonaerense, en un contexto en el que aún no hay noticias de la desaparición de Facundo Astudillo Castro en Mayor Buratovich y la misma fuerza policial acaba de ser apartada de la investigación por principal sospechosa”, señalaron desde la CPM.

De acuerdo al organismo oficial, en junio la Policía Bonaerense produjo la muerte por uso de la fuerza de una persona cada 40 horas, es decir de un total de 18 en el mes. Las cifras son preocupantes y se agravan mirando los detalles.

 

 

La mayoría fueron varones, jóvenes y pobres. La cifra está en consonancia con un despliegue de la fuerza policial en el territorio que ha profundizado sus prácticas habituales, y en tiempos de pandemia viene mostrando su cara más violenta, arbitraria y cruel”, agregaron desde la CPM.

Por eso, reclamaron “que en estos y cada uno de los casos de asesinatos que involucren a agentes de la Policía Bonaerense, la justicia garantice una investigación transparente, independiente, eficaz y rápida, que permita esclarecer cada uno de los crímenes, apartando a la fuerza policial de todo el proceso”. Esto por ejemplo ya ocurrió en la causa que investiga la desaparición de Facundo Castro.

 

 

Además, el organismo recordó que no sucedió “en hechos graves producidos durante la cuarentena como el homicidio de dos jóvenes en San Nicolás, o las torturas de jóvenes en Punta Indio y Mar del Plata, entre otros”. “Preocupa que la falta de disposición de desafectaciones preventivas, en muchos casos, se expliquen desde la imposibilidad de tomar declaración a los policías afectados con motivo de la cuarentena”, dijeron.

Al mismo tiempo, advirtieron “el Ministerio de Seguridad bonaerense debe asumir la responsabilidad de esta política que, exaltando la centralización del mando policial y la gestión violenta de los territorios, provoca graves violaciones de derechos humanos”. Un llamado de atención al ministro Sergio Berni.

 

 

“Es imperioso  revertir con urgencia estas políticas, apartar a aquellos agentes sospechados de estos crímenes y garantizar la no repetición de estos hechos. No hacerlo, solo garantiza la impunidad y habilita este accionar”, cerraron.

 

¿GATILLO FÁCIL? EN LA MATANZA

 

Lucas Nahuel Verón de 18 años fue asesinado de un disparo por la espalda en Villa Scaso, La Matanza, en el día de su cumpleaños, en situaciones que todavía se intentan determinar.

De acuerdo a las primeras versiones el joven fue con un amigo al maxikiosco del barrio a comprar gaseosas y cuando regresaban en moto un patrullero comenzó a perseguirlos.

Según fuentes de la causa, en esa persecución el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media.

 

 

En ese contexto, uno de los dos oficiales Ezequiel Benítez –la otra es Cintia Duarte- que iba manejando, habría descendió del vehículo y efectuó entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en Verón.

Lucas fue trasladado por sus familiares al hospital Simplemente Evita de González Catán, donde los médicos no lograron salvarle la vida. En este sentido, los elementos que complican a los oficiales son varios.  

Uno de ellos es que los policías en vez de quedarse a preservar la zona y velar por la vida de la víctima se fugaron del lugar y además no reportaron la situación a sus superiores, según trascendió.

 

 

 

Ambos fueron desafectados por Asuntos Internos y se les retiró el permiso de uso de uniforme, placa y armas. Este sábado se negaron a declarar y permanecerán detenidos, lo que vuelve más oscura la situación.

El menor de edad que acompañaba a Lucas en la moto recibió presiones y amenazas policiales para que declare que venían de robar. También pedimos que declare en fiscalía y no en la dependencia policial”, aportaron desde la CPM.

Se trasladó a los testigos y al joven a la fiscalía donde declararon sin la presencia de los efectivos. Allí describieron de manera precisa el asesinato policial. La autopsia será realizada por el Ministerio Público en Lomas de Zamora”, añadieron.

 

INCENDIO EN LA COMISARÍA

 

Mientras tanto, el viernes por la tarde se conoció una nueva muerte que apunta involucra directamente la responsabilidad de la Policía Bonaerense y la justicia  de la provincia de Buenos Aires. Se trató de una muerte evitable.  

Raúl Dávila de 22 años murió en hospital municipal de Chascomús con el 50% de su cuerpo quemado a raíz de un incendio que se produjo en el calabozo en donde permanecía detenido por un “incidente menor”.

El joven estuvo detenido desde el 27 de junio hasta el jueves, cuando falleció, por una discusión que mantuvo con el padre de la novia y donde fue apresado bajo la figura de abuso a la autoridad.

 

 

Permanecía detenido, por un hecho menor por el cual el fiscal pedía 3 meses de prisión en suspenso para un juicio abreviado. La justicia no sólo rechazó su excarcelación sino que además dictó la prisión preventiva”, dijeron desde la CPM.

De acuerdo a la versión policial, al enterarse de esta decisión Raúl incendió el colchón del calabozo en señal de protesta y las llamas se habrían propagado rápidamente hasta alcanzar su cuerpo.

Los efectivos policiales habr intervinieron con la colaboración de bomberos y “ni bien pudieron ingresar a los calabozos y controlaron la situación, trasladaron al joven herido al nosocomio local”.

 

 

Este sábado se realiza la autopsia que estará a cargo del Ministerio Público de Lomas de Zamora y la fiscalía tomará declaraciones al resto de los detenidos.

Este hecho alerta una vez más sobre la detención de personas en Comisarías por delitos leves y plazos extensos – en el caso de Raúl Dávila fueron más de 14 días cuando no se pueden superar las 48 hs”, criticaron desde la CPM.

En esa línea, recordaron que “el Estado es responsable por continuar con una política que ha sido fuertemente cuestionada por los organismos internacionales de derechos humanos. Incluso la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dictado medidas cautelares de protección sobre diversas comisarías bonaerenses. No obstante esto la situación no sólo no se modifica sino que se agrava”.

 

FACUNDO CASTRO

 

Las novedades en la cusa del joven de 22 años desaparecido hace más de dos meses tiene que ver con el paso de la causa al fuero federal, el apartamiento de La Bonaerense, el allanamiento en la subcomisaría de Mayor Buratovich, la investigación sobre cuatro policías y el móvil en el que aparece en la último foto que trascendió de Facundo junto a los efectivos.

 

 

En tanto, este sábado amigos y familiares se movilizaron junto a vecinos en Pedro Luro para reclamar la aparición con vida del joven. "Esta es la gente de mi hijo, estamos pidiendo Justicia, que los que le hicieron daño paguen, que me entreguen a mi hijo esté como esté y dónde esté", afirmó su madre, Cristina Castro.

 

 

"Los primeros testigos policías que declararon han mentido, se han contradecido, hoy me entero que esos mismos policías han sido trasladados a otro lado, yo no los quiero fuera de Villarino, los quiero presos", reclamó.

La mujer sostuvo que se comunicó con el gobernador bonaerense Axel Kiciloff "que se puso a disposición" suya y al que le han pedido que los "ayude a que no ponga tantas trabas la Policía de provincia, que no entorpezca más la causa, que nos den una mano en eso porque sabemos que la Justicia Federal va a actuar bien". Ayer como relató Diputados Bonaerenses el Kicillof prometió “no encubrir a nadie”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS