viernes 18 de septiembre de 2020 - Edición Nº1046
Diputados Bonaerenses » Municipios » 3 ago 2020

En Bahía Blanca

La Policía, más complicada: hallan elementos de Facundo Castro en una comisaría bonaerense

El adiestrador canino, Marco Herrero, participó junto a su perro Yatel de los rastrillajes en Teniente Origone, donde hallaron una bolsa con posibles objetos del joven.


Al cumplirse 94 días desde la desaparición de Facundo Castro Astudillo, el adiestrador canino Marco Herrero dijo que su pastor alemán encontró una bolsa con posibles objetos del joven de 22 años, en un destacamento de la Policía Bonaerense, en la localidad de Teniente Origone.

De esa manera, la defensa a cargo de Leandro Aparicio sostiene que este dato es un elemento clave para reafirmar la hipótesis que sostiene la querella, al igual que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) sobre la presunta desaparición forzada de Facundo, en manos de la Policía Bonaerense.

Así, el animal ingresó a un sector donde se encuentran las habitaciones ubicado en el fondo de la departamental, usado como depósito. Allí, el perro ladró más de diez veces antes de salir del recinto con una bolsa transparente entre sus dientes, la depositó frente a quienes miraban la escena y continuó ladrando.

El accionar de Yatel fue suficiente para que Herrero, su adiestrador se diera cuenta que lo encontrado por el animal rastreador pueda llegar a pertenecer al joven oriundo de Pedro Luro, que fue visto por última vez arriba de un patrullero de la bonaerense.

No obstante, lo más relevante surgiría de uno de los elementos encontrados en el interior de la bolsa, donde se halló junto a un paquete de cigarrillos en estado de descomposición un recipiente de color verde, también bastante dañado, pero no lo suficiente para ser considerado por Herrero como un “elemento único y específico” de pertenencia a Facundo.

Por otra parte, el perito de parte propuesto por la familia del chico comentó que luego de la doble pericia con Yatel, se le permitió a Cristina Castro a observar, con uno de sus abogados, el segundo de los elementos retirados de la bolsa. De hecho, la mamá del joven no tuvo dudas en reconocerlo.

“A mi entender, más allá de que el trabajo del perro se trata de un recurso más, es un elemento contundente el que se ha hallado. Es como si se hubiese encontrado el teléfono del chico”, graficó Herrero, quien manifestó que Yatel está en condiciones de detectar esencia humana a través del olor.

En tanto, el miércoles 22 de julio, el mismo perro rastreador que actuó luego de olfatear un cuellito de lana que utilizaba el joven, había marcado “esencia odorífera” de Facundo en un móvil policial. Fue al subir y bajar reiteradamente del patrullero 22.788 del mismo destacamento de Origone, asignado al oficial Alberto González.

Es el agente que declaró que, alrededor de las 15 del 30 de abril, interceptó al chico, a la altura del kilómetro 750 de la ruta 3. Luego de requisar su mochila y tomar una foto de su carné de conductor, dijo que lo dejó seguir viaje a Bahía Blanca y observó que subía a una camioneta Renault Duster Oroch.

En esa misma línea, durante el rastreo realizado en la sede bahiense de la Policía Federal, Yatel “enloqueció” con ese auto, según su adiestrador. Después de morder y romper el cobertor, se pudo dar con una mancha, compatible con sangre.

“Facundo estuvo en ese móvil”, concluyó el perito en base a las reacciones que demostró el perro, pero para la fiscalía, con esa pericia “no se arribó a conclusiones que permitan orientar la pesquisa”, según un comunicado difundido la semana pasada.

Facundo Castro Astudillo desapareció el pasado 30 de abril, luego de emprender un viaje a dedo desde la localidad bonaerense de Pedro Luro hasta Bahía Blanca, con motivo de visitar a su pareja. Sin embargo, no se volvió a saber del joven, que fue visto por última vez arriba de un patrullero de las fuerzas de seguridad de la provincia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS