viernes 18 de septiembre de 2020 - Edición Nº1046
Diputados Bonaerenses » Congreso » 30 ago 2020

Congreso de la Nación

Con el impuesto a las grandes fortunas se podrían pagar 20 millones de IFE

Además se podrían construir 5.622 hospitales modulares en plena pandemia o pagar 12,3 millones de jubilaciones por mes.


El proyecto de Aporte Solidario Extraordinario o impuesto a las grandes fortunas que empezará a tratar la Cámara de Diputados esta semana prevé gravar a las 12 mil personas físicas más ricas de la Argentina.

El monto a recaudar equivale a 12 millones de Ingresos Familiares de Emergencia (IFE), de acuerdo a un informe del observatorio de Políticas públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).

También con el aporte especial a las grandes fortunas se podrían construir 5.622 hospitales modulares en plena pandemia o pagar 12,3 millones de jubilaciones por mes.

"Se viene planteando la necesidad de gravar los patrimonios más altos producto del enorme gasto público para combatir la emergencia económica y sanitaria y por la caída de la recaudación derivada de la recesión por la pandemia”, explica la UNDAV.  

 

 

El Estado proyecta gastar hasta este mes cerca del 10% del PBI entre políticas de expansión financieras, fiscales y gastos corrientes, desde que comenzó de la pandemia de COVID-19.

El informe además desarticula dos de los argumentos utilizados por los detractores del proyecto que presentó el Frente de Todos en la Cámara baja, vinculados a la presión tributaria y sus antecedentes en otros países.

 

 

En ese sentido, el trabajo exhibe que Argentina se encuentra por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCEDE).

Sobre los países que implementaron un impuesto a las grandes fortunas o estudian avanzar en esa dirección se encuentran España, Italia, Suiza, Brasil, Perú, Ecuador y Chile.

 

 

En contrapartida, la UNDAV puntualiza que durante el Gobierno de Cambiemos la estructura impositiva se volvió cada vez más regresiva, recayendo las mayores cargas sobre los sectores de menores recursos.

Los clasificados como más regresivos (por ejemplo, el IVA) aumentaron su participación en el total recaudado en 4 puntos porcentuales (p.p.), detalla la casa de altos estudios.

 

 

En el vértice opuesto se ubicó el impuesto a los bienes personales, uno de los más progresivos del sistema impositivo, redujo su participación a casi la mitad, desde el 2016.

Por otro lado, los impuestos muy progresivos redujeron su participación en 2 p.p., mientras que, por su parte, los progresivos descendieron 1 punto porcentual.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS