lunes 23 de noviembre de 2020 - Edición Nº1112
Diputados Bonaerenses » Municipios » 22 oct 2020

Estallido de casos

El Intendente de Tandil enfureció por los contagios y les pidió a los vecinos que no sean “estúpidos”

Miguel Lunghi desató su enojo respecto a la situación sanitaria que atraviesa la ciudad. "Qué les cuesta ponerse un barbijo y mantener la distancia social”, increpó.


El intendente de Tandil Miguel Lunghi no olcultó su furia ante el importante aumento de casos positivos por coronavirus en la localidad de la Quinta sección electoral y, sin vueltas, les pidió a los vecinos que no sean "estúpidos". 

En ese sentido, Lunghi aseguró que en el distrito solamente quedan cinco camas de terapia intensiva, con más de mil infectados por COVID-19. “¿Qué les cuesta ponerse un barbijo y mantener la distancia social? No seamos estúpidos, debemos cuidarnos”, bramó.

Además, el alcalde radical dijo que no se trata de una cuestión técnica ni económica, ya que lo que más hace falta es el recurso humano para asistir a toda la comunidad. Por eso, apuntó a los jóvenes quienes no sufren las consecuencias más graves pero contagian a los mayores.

"El 81% de los infectados son menores de 58 años, que no tiene problemas ellos pero hacen circular el virus y terminan enfermando a las personas mayores, que es donde tenemos la mayor cantidad de muertos, que asciende a 36 y hasta ahora no hay vacunas", explicó Lunghi.

Bajo ese contexto, el Municipio tandilense entiende que el aumento de casos positivos en la ciudad no se debió al "sistema de semáforo" que aplicó diferenciándose de la Provincia, sino por la falta de responsabilidad individual que despertó la furia del intendente.

Lunghi defendió el nuevo semáforo "naranja" que prácticamente no restringe ninguna actividad, ya que cree que "no se puede dejar de trabajar". El alcalde explicó que los contagios no se dan "en un comercio" sino en reuniones sociales, fiestas clandestinas y por la falta de cuidados.

“Estamos preocupados y con dificultades porque el virus creció mucho y hay mucha falta de responsabilidad social, un relajamiento de la gente que sale sin barbijo y organiza reuniones sociales clandestinas, por eso, decidimos ir a un rojo sin trabar la actividad económica", advirtió el alcalde.

De esa manera, desde el Municipio advierten que no le va a "temblar el pulso" porque entienden que pueden "entrar en un conflicto social” porque la gente “no tiene plata” para llegar a fin de mes. De hecho, argumentaron que Tandil tiene 150 mil habitantes y “no podemos controlarlos a todos”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS