lunes 14 de junio de 2021 - Edición Nº1315
Diputados Bonaerenses » Nación » 27 oct 2020

Deuda externa

El FMI admitió que debió pedir más controles de flujos de capitales en el Gobierno de Macri

Una dependencia del organismo de crédito internacional admitió que debieron exigir más control sobre la salida de divisas durante el gobierno de Juntos por el cambio.


La Oficina de Evaluación Independiente del Fondo Monetario internacional (FMI) aseguró en un informe anual sobre flujos de capitales que, durante el gobierno de Mauricio Macri, el organismo tendría que "haber advertido más enérgicamente" la necesidad de mayores controles al movimiento de capitales que luego derivaron en una crisis del sector externo de la economía.

Al respecto, el FMI apuntó que la experiencia de finales de 2015 en la Argentina de "un rápido desmantelamiento de los controles antes de que se hubiera establecido bien un marco macroeconómico creíble" es un claro ejemplo de los riesgos de una liberalización de los flujos de capital, sobre todo aquellos relacionados con los "efectos sociales y distributivos".

"En 2015, el personal podría haber ha sido más contundente al advertir sobre los riesgos de la rápida eliminación de las restricciones de la cuenta de capital y la necesidad de fortalecer el marco macroeconómico para ser coherente con una cuenta de capital abierta", sostuvo el informe del FMI, en referencia a la eliminación del llamado "cepo cambiario" en diciembre de 2015.

Cabe destacar, que según detalló el Banco Central (BCRA), durante los cuatro años de Gobierno de Mauricio Macri se permitió una fuga de capitales por más de USD 86.000 millones, llevada adelante por un reducido grupo de 100 agentes que realizó compras netas por u$s24.679 millones. Adicionalmente, la formación de activos en el exterior de los 10 principales compradores alcanzó los u$s7.945 millones.

"El tema no ocupó un lugar destacado en el 2016 y Consultas del Artículo IV de 2017, aunque Argentina había experimentado salidas de residentes bastante fuertes y un aumento en préstamos a corto plazo", sentenció el documento a cargo de la Oficina de Evaluación Independiente (IEO, por su siglas en inglés) del FMI.

En ese sentido, el organismo señaló que el cambio de perspectivas en 2018 hacia los mercados emergentes y "una creciente preocupación por el lento progreso en la estabilización del posición fiscal y reducir la inflación" de la Argentina generaron una salida de capitales del país a partir de ese año.

"Finalmente, las restricciones a la salida (de capitales) volvieron a imponerse (a finales de 2019) en el contexto de un programa respaldado por el FMI. El Fondo apoyó estas restricciones destacando que la "gestión de los flujos de capital" porque las medidas estaban destinadas a ‘proteger la estabilidad del tipo de cambio y los ahorradores’", destacó el escrito.

Por último, se advirtió sobre "los altos costos de una crisis externa derivada de una apertura demasiado rápida a los flujos de capital". "El Fondo podría haber advertido más enérgicamente en el caso de Argentina, al menos para acelerar los pasos necesarios para fortalecer el marco macroeconómico para que sea coherente con una cuenta de capital abierta", aseguró. 

Actualmente, el Gobierno argentino y el FMI tienen abiertas negociaciones para firmar un nuevo programa que reemplace al fallido Stand By por US$ 57.000 millones firmado por el ex ministro de Economía Nicolás Dujovne y el ex presidente del Banco Central Guido Sandleris.

El objetivo, según dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, es que un entendimiento sea posible en los primeros meses de 2021 y, una vez alcanzado, llevar el acuerdo para su aprobación al Congreso, de modo que sea un entendimiento que cuente con el apoyo de la Argentina en su conjunto y, así, esté dotado de una mayor legitimidad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS