sábado 18 de septiembre de 2021 - Edición Nº1411
Diputados Bonaerenses » Municipios » 8 may 2021

informe de la UCALP

Datos alarmantes de pobreza en La Plata: casi 50 mil familias viven en la indigencia

Según el relevamiento en la región hay 260 asentamientos con acceso precario a conexiones de luz y servicios de agua y cloacas.


El último informe con datos de pobreza y estado de situación de asentamientos del Gran La Plata difundido por el Observatorio Socioeconómico de la Universidad Católica (UCALP) refleja que casi 50 mil familias viven en la indigencia.

Se trata de un estado de situación alarmante que padecen más de 200 mil habitantes de la región, reportado en el informe "Indicador de Integración y Desarrollo en tiempo de pandemia", con resultados de varios meses de relevamiento y trabajo de campo.

En el reporte de la UCALP difundido este viernes, los ítems más preocupantes apuntan a condiciones de vida que configuran el grado de profundidad con el que la pobreza se refleja en La Plata, Berisso y Ensenada.

En términos cuantitativos, de los asentamientos reportados, el 81% corresponde a barrios de La Plata, el 11% se ubica en la periferia de Berisso y el 8% en zonas suburbanas de Ensenada.

En esa línea, el Observatorio demostró que crece año a año la cantidad de nuevos Barrios Populares en el Gran La Plata, a un ritmo mayor incluso que la del resto de los aglomerados del país.

Por otra parte, del informe se desprende que la continua expansión de los asentamientos preexistentes, ya sea en terrenos colindantes, o con familias que subdividen un terreno para construir otro hogar.

También se corroboró el aumento de barrios que crecen en altura sobre el cinturón más urbanizado, todos indicadores que dan como resultado que en el Gran La Plata existan 260 asentamientos donde viven aproximadamente 50.000 familias.

Este crecimiento poblacional sumado a los efectos de la pandemia ha hecho que la situación de Integración y Desarrollo de las familias que viven en estos barrios empeore significativamente.

En síntesis, 9 de cada 10 barrios necesitan mayor integración, según el Observatorio, y 7 de estos lo necesitan de forma urgente porque no se garantiza el derecho al hábitat y al desarrollo humano al no existir acceso equitativo a los servicios básicos.

 

 

A la par, el texto revela que 7 de cada 10 familias no tiene acceso seguro a la energía eléctrica, porque las conexiones son precarias, inestables y muy peligrosas en los barrios de asentamiento.

Así, la informalidad condiciona la convivencia de la familia, la posibilidad del trabajo, el estudio desde el hogar, sobre todo, porque 6 de cada 10 grupos familiares no tiene asegurado el suministro continuo de agua potable dentro del hogar.

De hecho, solo el 40% de los hogares relevados por el Observatorio tienen tanque o “reservorio” de agua para consumo, y baño para garantizar la higiene necesaria que impuso la pandemia.

 

Asentamientos del Gran La Plata que entraron en el informe de la UCALP.

Además, el 90% de las familias no tienen cloacas, lo que genera un hábitat no saludable tanto para la familia como toda la comunidad, y profundiza los problemas de cuidado de adultos mayores y niños, por la proliferación de aguas negras en el barrio.

En cuanto al acceso a urbanización, 4 de cada 10 hogares no tiene calles perimetrales pavimentadas, por lo que se dificulta la conexión urbana, el uso de transporte, junto a que se relevaron problemas de basurales a cielo abierto, quemas, zoonosis, etc.

Finalmente, el Observatorio demostró que 6 de cada 10 casas en asentamientos no tiene calles interiores pavimentadas, por lo que se imposibilita el acceso interno de ambulancia, bomberos, camión de basura, transporte privado y público, etc.

 

El Municipio de La Plata desinvirtió en políticas de ayuda y asistencia a barrios en situación de emergencia.

En abril, la concejala platense por el Frente de Todos, Yanina Lamberti denunció que el Municipio a cargo de Julio Garro profundizó la desinversión en políticas sociales, seguridad alimentaria y fortalecimiento social, al subejecutar los presupuestos en 2018 y 2019.

Son tres programas comunales que tienden a mejorar la calidad de vida y el acceso a una alimentación adecuada a los sectores en condiciones de emergencia social, nutricionalmente vulnerables.

Por lo mismo, la funcionaria opositora presentó al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para que se avance en la “jerarquización y regularización presupuestaria” de tales partidas, sostuvo Lamberti.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS