domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº1419
Diputados Bonaerenses » Nación » 19 jul 2021

Sigue el escándalo

Bolivia mostró las armas y balas enviadas para apoyar el golpe de Estado

El Gobierno boliviano dijo que la remisión de armamento y municipios está catalogada como “tráfico ilícito de armas”. Tiene una pena de hasta 30 años.


El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, encabezó este lunes una conferencia de prensa donde mostró imágenes del material bélico hallado en un depósito de la Policía andina, que pertenecen a las partidas enviadas por la administración del expresidente Mauricio Macri para respaldar el golpe de Estado en ese país en noviembre de 2019.

"El tráfico de armas está penado en Bolivia con 30 años de prisión. Quiero hacer hincapié en el tema de Argentina. En bodegas de la policía boliviana se encontró material. Una parte fue enviado legalmente y otra parte se hizo de manera ilegal y lo estamos investigando", sostuvo el funcionario.

Del Castillo confirmó que se encontraron 26.900 balas antitumulto 12/70 en un depósito, que forman parte las unidades que la Gendarmería argentina pidió sacar del país el 12 de noviembre de 2019 con el argumento de defender la embajada en el Estado Plurinacional. Algunas estaban escondidas en bolsas rotuladas como "guantes".

Según información aportada por el ministro de Gobierno de Bolivia, por esas horas tristes para todo el pueblo andino los gendarmes argentinos llegaron al hangar de los Diablos Negros del aeropuerto de El Alto con el Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.

Allí el personal diplomático, que había sido escoltado por la Policía de Bolivia abordó el avión, y se comenzó la descarga de las cajas con armas y municiones. A las 7 de la mañana del 13 de noviembre de 2019, los pertrechos fueron trasladados a la embajada y allí se hizo entrega del material bélico.

"Gran parte también fue enviada a la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y hay un faltante que aún se encuentra en investigación y debemos determinar si fue utilizado en las masacres de Sacaba y Senkata", afirmó Del Castillo, sobre el grueso del armamento que fue enviado al país.

 

 

Por el momento, la hipótesis más firme que manejan en Bolivia es que de las 70.000 balas de goma que salieron de la Argentina, 40.000 fueron a la FAB, de acuerdo a lo que surge de la carta que envió el 13 de noviembre de 2019 el entonces comandante Jorge Terceros Lara, y el resto a la Policía de Bolivia.

Del Castillo también denunció que la dictadura de Jeanine Áñez también pidió autorización el 15 de noviembre de 2019, dos días después de la llegada del contingente argentino, para que un Hércules de la Aviación boliviana entrara a Ecuador para recoger municiones --balas goma y gases- que también fueron hallados en poder de la Policía de Bolivia.

 

 

El funcionario boliviano también agregó que "existía un plan continental para reprimir al gobierno boliviano organizado desde el 24 de julio cuando sin fundamento alguno el subsecretario de Estado de Donald Trump ya hablaba de fraude. Ya se tenía un manual para un golpe de Estado".

 

El Golpe de Estado en Bolivia y “circuito paralelo” de armas

 

Del Castillo recordó que "el 10 de noviembre (de 2019),  Evo Morales  es obligado a renunciar y el 11 el embajador solicitó equipamiento al grupo Alacrán" de Argentina. "El 12 de noviembre, Jeanine Añez se autoproclama presidenta de Bolivia y efectivos bolivianos reciben el armamento y las municiones de Argentina", añadió.

La denuncia del Gobierno nacional por el envío de armas a Bolivia que realizó la administración de Mauricio Macri para colaborar con el golpe de Estado contra Evo Morales empezó a moverse en los tribunales en lo penal-económico, donde quedó radicada en el juzgado de Javier López Biscayart.

 

 

En tanto, el exembajador argentino en La Paz, Normando Álvarez García, reconoció que podría haber existido un circuito paralelo para las 70.000 balas antitumulto que llevó consigo el grupo “Alacrán” de la Gendarmería, que llegó a Bolivia el 13 de noviembre de 2019, en las primeras horas del gobierno de Jeanine Añez.

En el Ministerio de Seguridad nacional, aguardan los resultados de las declaraciones que un instructor de la propia fuerza está tomando a los gendarmes que estuvieron desplegados en La Paz y que podrían explicar cómo podría haber funcionado ese “circuito paralelo”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS