viernes 17 de septiembre de 2021 - Edición Nº1410
Diputados Bonaerenses » Municipios » 19 jul 2021

Cómo funciona

Un municipio bonaerense ya aplica el “pasaporte sanitario” para bares y restaurantes

La localidad de Chacabuco comenzó con un programa piloto que tiene como objetivo cuidar las fuentes de trabajo.


A la espera de la oficialización de un pasaporte sanitario en la provincia de Buenos Aires, medida a espejo de lo que aplicó Emmanuel Macron en Francia, un distrito bonaerense ya experimentó con éxito la medida.

La ciudad de Chacabuco ya puso en funcionamiento un carnet identificatorio que permite el acceso a ciertos establecimientos de los ciudadanos vacunados con dos dosis como así también quienes hayan tenido covid-19 en los últimos tres meses.

El programa llamado “Cuidar fuentes de trabajo, protocolo solidario covid-19” tiene como objetivo reactivar la economía local y fue concebido como “una propuesta segura para facilitar el funcionamiento de los rubros afectados por la pandemia”.

“Una alternativa viable sería permitir la concurrencia de clientes a restaurantes y gimnasios, con la condición de que tengan aplicadas dos dosis de vacunas o hayan tenido COVID-19 en los últimos tres meses”, indicó el documento oficial.

La Ordenanza 8.747 fue sancionada por el Honorable Concejo Deliberante de Chacabuco el 18 de junio pasado en el marco de una sesión especial y elevada a la Casa de Gobierno provincial.

Desde el municipio explicaron que la medida está orientada a “sostener las fuentes de trabajo de muchos vecinos de la ciudad, bajo estricto protocolo y evitar el colapso económico de muchos rubros”.

En este sentido, el pasaporte que deben presentar las personas es el certificado SISA (Sistema Sanitario Informático Argentino), la acreditación del esquema vacunatorio completo o el alta médica a los que hayan tenido coronavirus los últimos tres meses.

De esta manera, este sector tiene la entrada permitida a gimnasios, restaurantes, cervecerías, confiterías “y demás espacios del rubro gastronómico” en lugares cerrados con aforo del 30%.

Además, la propuesta sostiene que “está demostrado científicamente que en ambos grupos la posibilidad de reinfección, de contraer enfermedad grave y la mortalidad son extremadamente bajas”.

 

 

No obstante, se aseguró que “la tenencia del mencionado pasaporte y los beneficios que este otorga no implica que los ciudadanos que usufructúen de él dejen de cumplir con todas las medidas de prevención que deben cumplir los ciudadanos en general”.

En relación a la iniciativa, el intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, precisó que “nos ha dado buenos resultados en los gimnasios, en las confiterías y en los bares. Nos sirvió para estimular a esos sectores económicos que estaban devastados por la pandemia”.

"El concepto es que las personas que tuvieron covid los últimos tres meses y los que se dieron las dos dosis de la vacuna tienen una posibilidad de infectarse bajísima. Somos el primer municipio que lo implementó en el país”, manifestó el jefe comunal.

 

 

Respecto a cómo surgió la idea, Aiola dijo que “supuso un trabajo mancomunado y colaborativo entre los vecinos, los comerciantes y las autoridades. Lo que empezó como una prueba piloto sigue en ejecución con saldo favorable”.

En detalle, la normativa establece que las actividades gastronómicas podrán funcionar de 6 a 19 horas todos los días y de 20 a 23 horas los jueves, viernes, sábados, domingos y vísperas de feriado.

Asimismo, quienes deseen concurrir a comer, tendrán que hacer una reserva previa y el local deberá expender un comprobante que le servirá de permiso para circular por la ciudad.

Es preciso mencionar, que Chacabuco está ubicada al noroeste de la provincia de Buenos Aires, cuenta con alrededor de 55 mil habitantes de los cuales 4.802 poseen el esquema completo de inmunización, 14.464 tienen una dosis y 3.750 tuvieron covid-19 en los últimos 3 meses.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS