martes 22 de septiembre de 2020 - Edición Nº1050
Diputados Bonaerenses » Congreso » 31 may 2018

Se espera el Veto de Macri

La oposición se impuso en el Senado y aprobó la ley que pone un freno a los tarifazos

Con 37 votos a favor y 30 en contra, la Cámara alta aprobó la declaración de Emergencia Tarifaria que retrotrae los aumentos a noviembre de 2017.


En una sesión maratónica que concluyó a las 03.21 de la madrugada, la oposición se impuso en la Cámara de Senadores y convirtió en ley, con 37 votos a favor y 30 votos en contra, el proyecto que retrotrae el precio de las tarifas de los servicios públicos al 1 de noviembre de 2017 y estipula que los aumentos no pueden exceder el porcentaje de aumento de los salarios.

La iniciativa fue sancionada tras un debate agitado, que se extendió durante 12 horas. Si bien circuló durante la jornada la posibilidad de que el texto sufriera cambios y volviera a la Cámara de Diputados, la amenaza se disipó cuando se acordó votar el proyecto en general junto al articulado. Aunque senadores peronistas del interior del país cuestionaron que la ley sólo sea aplicable en el AMBA, donde prestan servicio Edenor y Edesur.

El oficialismo advirtió que el costo fiscal ronda los 75 mil millones de pesos. “Nadie dice de dónde van a salir esos fondos”, advirtió Esteban Bullrich, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, y agregó: “Entre hacer las cosas bien y hacerlas para la tribuna hay más o menos 50 mil millones de pesos” de diferencia.

En su dictamen de minoría, Cambiemos proponía reducir el IVA a la mitad para usuarios residenciales (10,5%) y en seis puntos para las pymes (21%), con un costo que orilla los 26 mil millones de pesos, compartido entre Nación y provincias. La propuesta había surgido de los gobernadores peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba). Pero la oposición la consideró insuficiente, y las presiones de Casa Rosada no surtieron efecto.

La flamante ley reunió los votos del interbloque Argentina Federal, con Carlos Menem incluido; el Frente para la Victoria-PJ, referenciado en la expresidenta Cristina Kirchner; la puntana Eugenia Catalfamo; el porteño Fernando “Pino” Solanas; la rionegrina Magdalena Odarda; el neuquino Guillermo Pereyra y dos de los tres senadores por Santiago del Estero -Ada Itúrrez y Gerardo Montenegro.

El de Pereyra fue un caso particular. El senador -que preside la Comisión de Energía y Minería y también el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa- había visitado este martes Casa Rosada junto a sus colegas del interbloque Parlamentario Federal, y se presumía votaría en contra. Finalmente lo hizo a favor, aunque reconoció que el texto “tiene un montón de imperfecciones”.

En el seno del bloque Justicialista se consumó la “minirrebelión” del salteño Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador Juan Manuel Urtubey, que tal como había anunciado votó en contra del proyecto del peronismo, sin emitir palabra en el recinto. Su primo, el senador por Catamarca Dalmacio Mera, se pronunció a favor: “Están dadas las condiciones para declarar la emergencia”, puntualizó.

Voces a favor y en contra

 

Al inicio de la sesión, el formoseño José Mayans, del Bloque Justicialista, afirmó que "el Gobierno en su plan económico decidió servicios dolarizados y terminar con los subsidios" y aseguró que "en noviembre hubo aumentos que llegaron al 600%".

En medio de las críticas a Mauricio Macri y la suba de tarifas, José Alperovich, senador nacional por Tucumán, tuvo un furcio inesperado. "Lo que tienen que entender es que (esta ley) no es para hacerle la contra al Presidente de la Nación. Nadie quiere que le vaya bien al Presidente, pero nuestra gente no da más", esbozó, envalentonado, sin darse cuenta ni corregir el furcio.

Además, opinó: "Si fuimos al Fondo es porque el país no está bien. Y esto no se soluciona fácil. Esto no es por una ley. El Presidente tiene que convocar a todos los sectores. Yo represento a todos los tucumanos. Nuestra gente no da más. El jubilado no da más. La Pyme no da más. La gente humilde no tiene para comer".

A su turno, el bonaerense Esteban Bullrich, de Cambiemos, cuestionó el esquema de subsidios que mantuvo la gestión del kirchnerismo y manifestó que "tener tarifas bajas para construir una vida cara, esa es la mayor inmoralidad que puede cometer un gobierno".

Para el senador oficialista, la iniciativa del peronismo "es irresponsable, es demagógica" y "sostiene una desigualdad que también se heredó del gobierno anterior, que hacía que en el interior se pagaran tarifas hasta en un 70% más caras" que en la zona metropolitana.

Su compañero de banca, Alfredo De Angeli, también se refirió a “la herencia K”. "Nos habían hecho creer que la energía era gratis, que no precisábamos inversiones. Hasta que llegó un presidente como Mauricio Macri que puso la verdad sobre la mesa. Estamos en una crisis energética porque nadie se ocupó de tener soberanía energética”, sostuvo el legislador.

Desde el Kirchnerismo, Anabel Fernández Sagasti, salió a refutar el mensaje de Cambiemos con estadísticas. "Entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017 aumentaron un 60 por ciento los cortes de luz, según cifras oficiales", aseguró la mendozina. Y agregó: "Con respecto a los subsidios, la 'causa' de todos los males, en 2015 Argentina destinaba subsidios para la energía un 35% por debajo del nivel mundial".

A continuación, la senadora pidió que el presidente Mauricio Macri "abandone las visiones paranoicas de que la oposición se junta para llevarle un problema" y agregó: "Todo lo contrario, le estamos dando un mandato republicano para que revea la política tarifaria y energética".

Por último, la senadora Cristina Kirchner, criticó que, en su discurso, el macrismo se enfoque en la "pesada herencia" recibida de la administración kirchnerista. "Creo que como recurso retórico o mediático está bien. Pero a esta altura somos el país que más deuda ha contraído en los últimos dos años y medio. Más de 100 mil millones de dólares. ¿Alguien cree que si el país hubiera estado fundido y en crisis los mercados nos hubieran prestado ese monto?".

"Hablar de crisis en un país donde las crisis siempre han sido por estrangulamiento externo… Me parece que ya es hora de que no se le mienta más a la gente. No estoy agrediendo, no trato de irresponsable a nadie, creo que son políticas equivocadas", agregó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS