jueves 21 de enero de 2021 - Edición Nº1171
Diputados Bonaerenses » Legislatura » 31 ago 2018

En La Plata

Después de 26 años, Barreda volvió a la casa donde cometió el cuádruple femicidio

El hombre de 82 años necesitó una autorización de la Corte Suprema de la Provincia para poder entrar.


Fue sorpresivo. Los vecinos del barrio hasta llegaron a llamar al 911 al advertir movimientos extraños en la casa donde hace 26 años se cometió el cuádruple femicidio que marcó a fuego la ciudad de La Plata.

Pero era el propio Ricardo Barreda el que había ingresado al domicilio donde en 1992 asesinó a su mujer, a sus hijas y a su suegra. El odontólogo, de 82 años, acompañó a un equipo de técnicos que están produciendo un documental sobre la masacre.

Según afirmaron, la recorrida por la vivienda de calle 48, entre 11 y 12, se realizó con autorización de la Corte Suprema. El cuádruple femicida "estuvo varias horas" en la casa. Allí guió a las cámaras por cada rincón.

Barreda llegó acompañado por un director, tres técnicos de filmación, un funcionario de la secretaría de Seguridad de la Corte bonaerense y cuatro policías de la comisaría primera. En tanto, dos oficiales de la Policía Local hicieron una guardia en la puerta.

La vieja casona, vacía desde hace años y con un fuerte deterioro, se encuentra en medio de una disputa judicial por la sucesión y un proceso de expropiación que nació a partir de una iniciativa para utilizarla como centro dedicado a la prevención de violencia de género.

Fue en esa casa que el domingo 15 de noviembre de 1992 Barreda mató a escopetazos a su esposa, Gladys McDonald (57 años), a su suegra, Elena Arreche (86), y a sus dos hijas, Cecilia (26) y Adriana (24).

El odontólogo fue condenado a perpetua en 1995 y obtuvo la libertad condicional en diciembre de 2015. En ese momento, la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones de La Plata le otorgó ese beneficio a Barreda que cumplía su condena en la Unidad Penal 25 de Olmos.

Barreda fue trasladado a una vivienda de la localidad bonaerense de Tigre, donde cumpliría la pena en libertad y en soledad. Conseguir un domicilio fue la condición que le permitió dejar el penal. Y fue un amigo quien le cedió un departamento.

Ya había estado libre. En 2014 volvía a la cárcel, tras casi cuatro años en libertad, luego de que la Justicia considerara que los problemas de pareja que tenía con su ex novia, Berta André, ponían a la mujer en una situación riesgosa.

Tras la condicional de 2015 y una breve estadía en la casa de ese amigo, pasó más de un año internado en un hospital de Pilar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS