viernes 19 de julio de 2019 - Edición Nº619
Diputados Bonaerenses » Provincia » 15 mar 2019

INFORME ESPECIAL

Con los chicos afuera: en Moreno el 30% de las escuelas no abrió por problemas edilicios

Mientras María Eugenia Vidal presiona a los docentes para evitar huelgas, cientos de alumnos no comenzaron las clases por falta de obras. Del marketing a la realidad.


Desde la mañana de aquel fatídico 2 de agosto de 2018 en que murieron la vicedirectora de la Primaria 49 Sandra Calamano y el portero Rubén Rodríguez, la comunidad educativa de Moreno se trastocó para siempre.

A partir de ese momento, además de cargar con estas dos muertes brutalmente injustas, los docentes, alumnos y familias tuvieron que soportar una interminable sucesión de ataques mediáticos, amenazas y persecuciones.

Tal como reflejó Diputados Bonaerenses, hasta recibieron la canalla acusación por parte del candidato de María Eugenia Vidal en ese distrito, Aníbal Asseff, de “romper los colegios, o deteriorar las cañerías de gas poniendo fugas ilegales”.

Ahora, a siete meses del crimen social de Sandra y Rubén –cuya causa sólo tiene un puñado de procesados y avanza a paso lento- cientos de alumnos y docentes no pudieron volver a las aulas por falta de obras.

Según información oficial de Provincia son nueve los centros educativos que no abrieron sus puertas, pero las organizaciones que participan en el Comité de Crisis abierto desde la tragedia afirman que esa cifra llega al 30%.

En este sentido, los datos son imprecisos. Fue la propia Dirección General de Cultura y Educación, a cargo de Gabriel Sánchez Zinny, quien se encargó de empiojar los números al enviar decenas de habilitaciones plagadas de irregularidades por mail.

Algunos de los edificios que no abrieron sus puertas, sólo por mencionar algunos casos, son la Escuela N°33, N°3, N°9, la Primaria N°1 y la Primaria N°13. Asimismo, el caso de la Secundaria N°32 es ilustrativo.

Fue una de las instituciones que la Dirección General de Escuelas habilitó por correo pero sus salones están completamente vacíos, no tiene vidrios, no cuenta con calefacción, los baños no tienen puerta y se exhiben graves problemas.

En esa misma situación están decenas de escuelas, que siguen igual que el día que la desidia del Gobierno provincial se llevó las vidas de Sandra y Rubén. Lamentablemente en Moreno poco y nada cambió.  

A este escenario, se le suma un recrudecimiento de las persecuciones. En los últimos días Sánchez Zinny sumarió a tres docentes que participaron de una asamblea en la Escuela N°16.

“Nos quieren disciplinar por participar activamente de nuestra comunidad y por pedir escuelas seguras. Quieren como el primer día que nos asustemos”, dijo Enrique Elías, el docente suspendido.

Elías, además de ser un referente de la lucha por justicia por Sandra y Rubén, es quien había difundido el crítico estado de su escuela. Llamativamente, lo suspendieron por participar de una asamblea que se realizó en la colegio que lleva a su hija.

En este contexto, donde todavía la herida que produjo la muerte de los dos trabajadores de la educación está fresca y crecen las presiones, hay un 30% de las escuelas que abrieron porque el Gobierno de Vidal no avanzó en las obras.

En este caso también –y quizás más que en ninguno- cada día cuenta. Sin embargo, la espera es con los chicos afuera. No es por un paro, ni por un “capricho” de los gremios, es por la distancia entre el marketing y la realidad.

 

OTRO BOTÓN DE MUESTRA

 

El primer día del ciclo lectivo en la provincia de Buenos Aires, que arrancó con un paro de 72 horas del Frente de Unidad Docente Bonaerense, este portal expuso un episodio de significativo peso simbólico.

Apenas unas horas antes de que las escuelas abriesen sus puertas, se incendió la cocina del edificio central de la Dirección General de Cultura y Educación, a cargo de Gabriel Sánchez Zinny.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS