jueves 17 de octubre de 2019 - Edición Nº709
Diputados Bonaerenses » Nación » 19 mar 2019

Crisis económica

Otro asalto a los jubilados: los haberes perdieron un 34% en relación a la canasta mínima

Mientras que las jubilaciones aumentaron un 35,9% en el último año, la canasta trepó un 69,9%.


Los jubilados siguen perdiendo por goleada contra la inflación. En concreto, la canasta de consumo mínima aumentó en el último año el doble de lo que creció en ese período el haber inicial. Con la suba de este mes, la jubilación mínima se ubica en $10.410, un 35,9% más que los 7660 pesos de un año atrás.

Pero según un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav), la canasta más modesta de consumo para un jubilado –que no incluye el pago del alquiler de la vivienda– subió de 5256 a 8932 pesos en los últimos doce meses, es decir un 69,9% más.

Este cuadro se compone con el impacto de los tarifazos de los servicios públicos, los fuertes aumentos de alimentos y medicamentos, junto al cambio en la ley de movilidad previsional que achicó la recomposición de las jubilaciones y al recorte en los servicios que presta el PAMI.

Por sus condiciones etarias y características sociales y culturales, los adultos mayores consumen determinados bienes y servicios cuyos precios vienen incrementándose más que el promedio general de la economía”, precisa el informe de la Undav.

Asimismo, los investigadores confeccionaron tres canastas de consumo específicas de adultos mayores. La canasta “básica” cuesta $8932, con una suba interanual del 69,9%; la canasta “media” está en $11.753, con un incremento del 61%; mientras que la canasta “completa” cotiza $13.986, 58,3% más el año pasado.

De esta manera, desde 2016, la canasta media acumula un incremento del 180%, muy por encima de la suba del 110% en el haber mínimo, del 106% en el haber promedio y del 112,6% en la pensión promedio. El resultado de esa brecha es un incremento de la pobreza en ese segmento etario.

La jubilación mínima asciende a 10.400 pesos, que al tipo de cambio actual son unos 278 dólares. Esto implica que el jubilado tiene que vivir con menos de 10 dólares por día. La situación se agrava en los casos que no cuentan con vivienda propia”, indica la Undav.

En cuanto a la canasta media, la evolución desde 2016 muestra aumentos sensibles: los gastos de vivienda, mayormente compuestos por los tarifazos de los servicios públicos, treparon 356%, en tanto que los alimentos se encarecieron 202% y los gastos en medicamentos y salud lo hicieron en 175%.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS