viernes 06 de diciembre de 2019 - Edición Nº759
Diputados Bonaerenses » Provincia » 1 abr 2019

Grave crisis política

Como el avestruz: ¿qué esconde el silencio de Vidal y Ritondo sobre el comisario muerto?

La Gobernadora y el ministro de Seguridad quedaron petrificados ante el fatal tiroteo entre agentes de La Bonaerense y La Federal. Las dudas que deja la versión oficial y la trama que rodea lo que señalan como el quiebre definitivo entre Vidal y Macri.


El lunes pasado María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad Cristian Ritondo promocionaban “el derrumbe del búnker de venta de drogas número 100 en la Provincia” y aseguraban que iban “en serio” contra los narcos.

A penas cuatro días después se quedaron mudos ante la muerte de la cabeza del gabinete de Drogas de la DDI Lanús-Avellaneda, Hernán David Martín, en medio de una balacera con una docena de agentes de la Policía Federal.

Además por el enfrentamiento, que según dejaron correr se produjo por un presunto caso de extorsión encabezado por ocho efectivos de Ritondo, hay dos policías detenidos y siete desplazados, mientras que un cabo de La Federal pelea por su vida.

Pese a la gravedad del hecho, Vidal y el anunciado candidato a diputado Ritondo no salieron a hablar públicamente, como sí lo hicieron la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el titular de La Federal Néstro Roncaglia. 

De hecho, la funcionaria de Mauricio Macri contrapuso la actitud de los agentes federales con la de los “delincuentes de La Bonaerense”, en lo que se leyó como una dura crítica a la gestión de Ritondo y Vidal.

En este sentido, el silencio de los funcionarios provinciales, la posición de Bullrich y el propio caso encontraría algunas de sus raíces en la feroz pelea que desató entre Macri, Larreta y Vidal la red de espionaje ilegal de D’Alessio.

Es conocido que en los papeles que el juez Alejo Ramos Padilla secuestro al falso abogado aparecieron seguimientos a Vidal y un carpetazo por el uso de fondos reservados para la compra de parte del paquete accionario de América.

De acuerdo, a los cabos que se van uniendo, la información que sumistraba D’Alessio al espía inorgánico y ex comisario Ricardo Bogoliuk, terminaría en la segunda de la AFI, Silvia Majdalani.

Esos datos, provocaron la semana pasada una pelea cara a cara entre Macri, Vidal y su jefe político Larreta, que llegó incluso a los insultos, en la camioneta del Presidente que estaba estacionada al lado de las obras del Paseo del Bajo.

El otro entramado, que según tejen, estaría en el fondo del operativo que los agentes de Bullrich encabezaron contra la fuerza de Ritondo sería la posibilidad de un alejamiento de Vidal del debilitado Macri.

En este sentido, podrían operar algunas ofertas que habría recibido la gobernadora bonaerense para despegarse del ancla del primer mandatario, que parece lo arrastrará todo. Esa historia también es conocida.

Lo cierto es que, en el relato oficial de la balacera que terminó con un comisario de La Bonaerense con un tiro en la cabeza aparecen varios argumentos de endeble argumentación que abonan estas conjeturas.

¿Acaso alguien daría verosimilitud a la versión que indica que una supuesta mujer narco investigada por La Bonaerense iría a denunciar un acto de extorsión ante la Justicia?

Si esto fuese así, ¿Por qué la reconocida operadora de Macri, Patricia Bullrich, no habría comunicado tal escándalo a Vidal y a Ritondo para que los trapos sucios queden en provincia como ocurriría en un “contexto normal”?

¿De qué manera se explica la peligrosa definición de Bullrich –que pasó por Macri-, con el agravante que es en la previa de las elecciones, si no es a través de la hipótesis de una irreversible y fatal interna al interior de Cambiemos?

Se tratan de preguntas, para las cuales Vidal y Ritondo ya tienen respuestas. Con su actitud de esconder la cabeza como el avestruz, no hace más que confirmar el desconcierto y las temerarias afirmaciones que esconden.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS