viernes 19 de abril de 2019 - Edición Nº528
Diputados Bonaerenses » Provincia » 3 abr 2019

Operativo V

El avestruz asomó la cabeza: cerca de Vidal y Ritondo hablan de “un vuelto” de Bullrich

Tres días después del tiroteo entre agentes de La Bonaerense y La Federal que terminó con un comisario muerto, heridos y exonerados salió a hablar el ministro de Seguridad. Por lo bajo filtraron indicios que apuntan al Operativo V.


Las derivaciones políticas que arrastra la escandalosa muerte del jefe de la DDI Lanús-Avellaneda, Hernán David Martín, son de tal magnitud que dejaron paralizados a María Eugenia Vidal y al ministro de Seguridad Cristian Ritondo por tres días.

Recién ayer Ritondo sacó la cabeza, que mantenía oculta como el avestruz, y brindó en cámara la versión de rigor. Pero en una lectura entre líneas dejó algunas pistas que coinciden con la respuesta que Vidal alentó por lo bajo y confirmaría la puesta en marcha del Operativo V.

Dentro de lo poco que dejó la pobre requisitoria que realizaron los medios, Ritondo calificó el operativo de “raro”, cuestionó la falta de aviso a Asuntos Internos de La Bonaerense y apuntó contra el motaje liderado por Bullrich por la falta de chalecos e identificaciones de los efectivos federales.

En otro tramo de las entrevistas a los “medios seguros” que brindó el ¿ex? candidato a diputado nacional Ritondo fue todavía más incisivo contra la operadora de Mauricio Macri. “Hay un muerto y heridos, cuando acá tendría que haber un ex comisario corrupto preso”, se animó a decir.

Mientras tanto, en off filtraron la versión más despiadada. Ayer La Política Online (LPO) retomó la hipótesis que había adelantado Diputados Bonaerenses este domingo sobre los motivos que estarían detrás del operativo de Bullrich que terminó el comisario muerto, varios heridos y otros tantos agentes exonerados.

Esto es, la definitiva interna que se desató entre Macri, Vidal y su jefe político Horacio Rodríguez Larreta la denuncia contra el espía Marcelo D’Alessio. En el fondo se trata de los espionajes y carpetazos torpedeados a la Gobernadora, que aparecen en la causa que lleva el juez federal Alejo Ramos Padilla.

"¿Dónde viste una mina transa de otro país que vaya a una fiscalía a denunciar?” y “ellos tienen una delegación ahí, ¿vos pensás que no saben quién vende droga?", son dos de los textuales que atribuyeron a la Provincia y que condicen con los trascendidos adelantados por Diputados Bonaerenses.  

Hay que recordar que en el medio del circuito que presuntamente nacía en el falso abogado y ¿terminaba? en la segunda de la AFI Silvina “La Turca” Majdalani, siempre aparecerían los ex comisarios de La Bonaerense y sindicados como agentes inorgánicos de la ex SIDE, Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi.

A este último ya le habían atribuido diferentes tareas de espionaje dirigidas al ministro Ritondo, hecho que motivó a Vidal a exigirle a Macri la remoción de las bases de la ex SIDE en territorio bonaerense, sistema que, por supuesto, nadie sabe si fue desmontado realmente.

En paralelo, de la información que remitió Ramos Padilla a la Bicameral de Inteligencia del Congreso surgió el carpetazo reservado para Vidal que presumiblemente siguió la ruta Santoro-D’Alessio-Bogoliuk-Majdalani sobre la compra de parte del paquete accionario de América por 600 mil dólares por parte de la Gobernadora.

 

“El vuelto” de Macri  

 

Otro de los motivos que operarían de fondo sobre el grave caso del comisario de La Bonaerense muerto de cuatro balazos –uno en la cabeza- por parte de los doce agentes de Bullrich, sería el intento de despegue de Vidal de la derrumbada imagen de Macri, que por estas horas hunde a Cambiemos en una derrota segura.

"Todas esas boludeces del círculo rojo y la candidatura presidencial de María Eugenia después te lo cobran", fue otro de los textuales que arrogaron a funcionarios de La Plata y que coindicen con el escenario planteado por Diputados Bonaerenses este domingo.

Este dato no es nuevo, y se enmarca dentro de la disputa al interior de Cambiemos entre el sector más duro de Macri y el vidalismo por la posibilidad de catapultar a Vidal a la presidencia. Pero a esto, se sumó un elemento que inquietó al jefe de Estado y a su mesa chica.

Antes o después del furioso cara a cara que protagonizaron Macri, Vidal y Larreta en la camioneta presidencial la semana pasada, que incluso escaló hasta convertirse en francos insultos, la Gobernadora recibió tentadoras ofertas de diferentes sectores para desengancharse definitivamente del lastre del primer mandatario.

 

“El show” de Patricia

 

No hay dudas de que los de la Bonaerense eran chorros, pero Patricia está haciendo un show con esto", fue otro de los trascendidos que soltaron desde el entorno de los funcionarios provinciales. En este sentido, los movimientos de Bullrich dejan un conjunto de claves a ser atendidas.

Fueron la propia ministra de Seguridad de Macri y el titular de la Policía Federal, Néstor Roncaglia quienes, rápidos de reflejos, salieron a salpicar a Ritondo y a Vidal a las horas de ocurrido el tiroteo. En lo nodal contrapusieron la actitud de los agentes de la Federal con la de los “delincuentes de La Bonaerense”.

A su vez, el domingo los funcionarios nacionales otra vez salieron a contrastar su hiperactividad a la desorientación de Ritondo y Vidal y se mostraron en el hospital Churruca con el sargento de la PFA Sergio Arán; en tanto por el estado crítico del cabo primero Claudio Andrés De Carlo no consiguieron la segunda foto.

A estos indicios se suma la decisión tomada este lunes por Bullrich bajo la resolución 234 publicada en el Boletín Oficial que crea la Unidad de Garantía de Derechos Humanos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales. Naturalmente, una iniciativa desempolvada para la ocasión.

Si bien el tratamiento mediático hizo eje en las críticas de superficie que ameritaba el caso, de fondo otra vez la ministra de Macri dejó entrever gestos –siempre aparece una delicada cadena que hay que seguir con atención- que apuntan al caso del comisario muerto y los vínculos de La Bonaerense con el narcotráfico.

La Resolución de Bullrich señala que esta iniciativa se da “en virtud de lograr una acción reparadora a los daños causados por agravios a los derechos humanos” de los agentes “ya sea por otros miembros de las Fuerzas o bien por ciudadanos”. Esta última aclaración –en la que se lee sorna- que otra vez refuerza la hipótesis inicial.

 

Una interna sin retorno

 

Si por caso, faltaba alguna confirmación para darle verosimilitud a este complejo entramado, la última posición pública de Roncaglia terminó de dar la última puntada al tapiz. Fue de tal la escala el terremoto que generó el tema que el jefe de la PFA salió tardíamente a apagar el incendio con una pistola de agua.  

“Nuestros agentes actuaron correctamente, conforme a lo que dice la ley. Esto no se hizo en contra de nadie, sólo a favor de la gente. Y terminamos con dos suboficiales al borde de la muerte”, destacó a Clarín. En una línea, le responde por elevación a Ritondo y a Vidal.

Roncaglia también volvió a ratificar que previamente el desenlace fatal conocía la marcha del operativo. Esto significa que Bullrich y Macri también estaban al tanto. En esta nueva versión, el titular de la PFA se escudó en la orden de la fiscal de que “no se le avise a nadie”.

Sin embargo, esta posición no resiste hace tambalear la postura oficial. ¿Acaso alguien creería que Macri no hubiese avisado a la estrella electoral de Cambiemos y al ya anunciado candidato a diputado por la provincia Ritondo de un evento con tanto poder de daño si no hubiese una despiadada interna por detrás?

Lo peligroso de ese interrogante es que la respuesta que se desprende anuncia que la descomposición al interior del oficialismo está en marcha y peor aún que todavía faltan operaciones de mayor magnitud. Esto parece ser sólo el comienzo del Operativo V.  Mientras tanto, todavía Vidal no asomó la cabeza. 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS