lunes 17 de junio de 2019 - Edición Nº587
Diputados Bonaerenses » Nación » 10 jun 2019

Las operaciones tienen patas cortas

Los bolsos de López: ¿Cómo está la causa y por qué no se habla de los USD 9 millones?

El juicio que pesa sobre el ex secretario de Obras Públicas termina este jueves. Cuál fue el motivo por el cual no se avanzó sobre el origen del dinero.


Finalmente, el juicio contra el ex secretarios de Obras Públicas José López por los bolsos que arrojó en el convento de General Rodríguez con 9 millones de dólares terminará este jueves sin ruidosas coberturas.

Después de dedicar tapas y tapas, parece que los grandes medios perdieron interés en el caso. ¿Por qué? En las audiencias se probó que el dinero provino de coimas recogidas por el ex funcionario, sin vinculación alguna con Cristina Kirchner.

En paralelo, la Oficina Anticorrupción, que depende de la Casa Rosada, no puso la menor energía en determinar por qué una parte de los USD 9 millones salió del Banco Finansur.

La pista no investigada surgió de los bolsos donde se encontró un ladrillo de billetes, en total USD 100 mil con el sello del Comerzbank de Estados Unidos y la Reserva Federal de USA.

El Departamento de Justicia norteamericano reveló que ese dinero fue transportado por la empresa Brinks al Banco Finansur de Buenos Aires. Se trató de una partida de 3,2 millones de dólares. 

Sucede que, por esos tiempos entidad financiera era manejada por Jorge Sánchez Córdova, por entonces tesorero de Boca Juniors cuando Mauricio Macri era el titular de la entidad, que operaba entre otras con Odebrecht.

Sin embargo, según trascendió, el ex secretario será condenado a una pena cercana al máximo que permite el delito de enriquecimiento ilícito  –seis años– pero sin profundizar la pista de las empresas que estuvieron detrás de la entrega de dinero a López. 

 

EL PAPEL DE STORNELLI

 

El 11 de agosto de 2018, López acordó con el fiscal Carlos Stornelli convertirse en arrepentido en la causa por las fotocopias de los cuadernos, lo que llevó a un cambio de la versión sobre el origen de los USD 9 millones.

Durante todo el proceso y en su primera declaración en el juicio había dicho que el dinero “vino de la política”. Una vez rubricado el acuerdo con el fiscal, López se despachó con una historia muy distinta.

Dijo que “suponía” que el dinero venía de Cristina Kirchner porque se lo dio el ex secretario Fabián Gutierrez la misma noche en que llevó los bolsos a General Rodríguez.

Además, contó que tuvo una reunión previa con Gutierrez en el hotel NH y que luego le mandaron el dinero custodiado por dos personas, una llegó en moto y la otra en un auto. Los dos enviados –según dijo– lo siguieron hasta el convento. 

La coartada se cayó a pedazos casi de inmediato. En las numerosas imágenes de su periplo de Tigre a General Rodríguez no apareció ningún auto ni ninguna moto de custodia.

Tampoco se encontraron evidencias de la reunión con Gutiérrez que ni siquiera estaba en Buenos Aires. En la valija en que se encontró la mayor parte de la plata había un marbete que demostraba que la usó una hija de López en un viaje anterior.

También se encontró un recibo de un cambio de dólares realizado por López en Hong Kong. Y en la casa se encontraron pruebas de que el dinero estuvo cerca del tanque, en especial porque los billetes tenían rastros de humedad. 

 

EL RECORRIDO AL CONVENTO

 

Además, en la causa quedó claro que López salió de su vivienda el 14 de junio de 2016 luego de una pelea con su esposa, María Amalia Díaz. Según parece ella lo acusaba de una supuesta infidelidad.

Cuando el juez federal Daniel Rafecas allanó la casa de Dique Luján se encontró con dos platos servidos para la cena y una comida a medio comer. Se supone que López pensó que su ex esposa, que se fue furiosa, lo iba a denunciar.

Por ese motivo, el ex secretario decidió poner a salvo el dinero que tenía escondido en una habitación oculta al lado del tanque de agua. Rafecas allanó la casa pero no encontró el escondite con los rastros de la plata.

Fue el propio López el que al principio del caso hizo la revelación, lo que permitió un segundo allanamiento y la detección de una puerta a la que se accedía poniendo manualmente una escalera. 

Aquella noche, López salió de Dique Luján hacia el convento en General Rodríguez. Tiró los bolsos por encima del paredón fue ayudado por la religiosa Inés Aparicio que dijo que pensaron que traía comida en los bolsos.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS