jueves 22 de octubre de 2020 - Edición Nº1080
Diputados Bonaerenses » Legislatura » 14 jun 2019

Legislatura bonaerense

Rozansky en Diputados: “Reemplazaron la guerra de pistolas con leyes, jueces y fiscales”

El ex juez federal de La Plata participó junto al constitucionalista Eduardo Barcesat de un panel de debate sobre “lawfare” en la Cámara baja.


El ex juez federal Carlos Rozansky participó junto al abogado constitucionalista Eduardo Barcesat este jueves de una charla sobre Lawfare en la Cámara baja bonaerense, organizada por la diputada provincial Susana González.

“Es el remplazo de la guerra convencional de pistolas y bombas por una guerra distinta, que sería una guerra judicial, con leyes, con jueces y fiscales dispuestos a llevarla adelante”, explicó Rozansky.

En concreto, el término Lawfare describe “un modo de guerra no convencional en el que la ley es usada como un medio para conseguir un objetivo militar” y fue mencionado por el libro “Unrestricted Warfar” de 1999.

En la línea central de su exposición, el ex magistrado buscó relacionar el concepto con “una asociación ilícita” que involucra a los poderes judicial, ejecutivo, legislativo, aparatos de inteligencia y las empresas de comunicación.

“Esta conjunción la podríamos llamar un Plan Cóndor 2 tiene el objetivo de implementar un plan económico y eliminar cualquier oposición al neoliberalismo”, amplió.

Párrafo seguido, Rozansky apuntó a Cambiemos. “Esta mafia es dirigida por Mauricio Macri y una gran parte del Gabinete más allá que el modelo provenga desde afuera del país”, sentenció.

El caso del ex juez federal, que en 2016 renunció a su cargo tras denunciar al Consejo de la Magistratura, esta por demás vinculado al tema en debate. De hecho, Rozansky es mencionado en la causa Marcelo D’Alessio.

Giselle Robles la ex abogada de Leonardo Fariña declaró ante el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla que el ministro de Justicia Germán Garavano en una reunión reservada había prometido la cabeza de Rozansky.

Por su parte, Barcesat profundizó el vínculo del Lawfare con la figura de “asociación ilícica”. “El crimen mayor es aquel que se comete desde el poder y tiene una búsqueda de impunidad”, aclaró.

Allí el constitucionalista parafraseó al filósofo humanista Thomas Hobbes para reforzar la línea argumental. “Es una forma nueva de empleo del poder judicial que surge con impronta de la academia militar de EE.UU”, sostuvo.

En este sentido, afirmó que “estas presiones, estas formas de operar con complicidad del Poder Ejecutivo es un dato significativo del Lawfare”. “Además opera con la construcción de relatos funcionales a través de los medios”, dijo.

En paralelo, Barcesat ensayó una fuerte crítica al Poder Judicial. “Asistimos a la peor forma del gobierno de los jueces, la más perversa, donde tiran todas las garantías constitucionales por la borda”, amplió.

La tercera oradora antes del debate fue la diputada González. “Tenemos que poder entender todo este flagelo que estamos sufriendo con el LAWFARE, con las escuchas ilegales y la violación del secreto profesional”, señaló.

“Es necesario identificar herramientas para poder trabajar sobre el daño institucional que ocasiona esta enfermedad del siglo XXI que nos inunda la cabeza con información errónea, falsa y distorcionada”, destacó González.

Para cerrar la legisladora ensenadense analizó parte de las consecuencias del Lawfare. “Provoca un daño irreparable porque apunta a destruir espiritual y anímicamente”, culminó.

 

ORÍGENES LAWFARE

 

El término describe “un modo de guerra no convencional en el que la ley es usada como un medio para conseguir un objetivo militar” y es utilizado con este sentido en Unrestricted Warfare, un libro de 1999 sobre estrategia militar.

En 2001 el concepto comienza a ser manejado en ámbitos diferentes a las Fuerzas Armadas de EE.UU. tras la publicación de un artículo escrito por el general de Fuerza Aérea, Charles Dunlap, de la Duke Law School.

En esta dirección, el país del norte es uno de los principales proveedores de asesoría para la reforma de los aparatos jurídicos en América Latina con vínculos con los aparatos judiciales de la región en la lucha anticorrupción.

Una de las acciones más importantes fue el llamado proyecto “Puentes”, que consistió en cursos de asesoramiento a varios integrantes del Poder Judicial de Brasil y otros países de la región.

Uno de los alumnos estrellas el ex juez y actual ministro de Justicia de Brasil Sergio Moro, impulsor de la causa “Lava Jato” y quien condeno a Lula a nueve años de prisión.

Moro por estas horas se encuentra en el centro de la escena política tras la publicación del sitio The Intercept de sus conversaciones con fiscales en donde daba instrucciones sobre cómo proceder en la causa contra el ex presidente.

Según The Intercept, las conversaciones privadas muestran que Moro sugirió al fiscal Deltan Dallagnol cambiar el orden de las fases de Lava Jato, dio consejos y pistas a los encargados del caso, algo que está prohibido por ley.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS