sábado 25 de enero de 2020 - Edición Nº809
Diputados Bonaerenses » Legislatura » 26 jun 2019

La Legislatura que viene

La historia de las dos mujeres sindicalistas de la Tercera que pelean por entrar al Senado

Ambas tienen más de 20 años de trayectoria en el movimiento gremial y pertenecen al distrito más poblado de la provincia. La representación en las listas y los desafíos.


Ana Devalle y María Reigada tienen más de dos décadas de trayectoria en el movimiento gremial, militan en el distrito más poblado de la provincia y buscarán quedarse con dos bancas en el Senado bonaerense representando a “la pata” sindical en las próximas elecciones.

Su territorio es La Matanza, a cargo de la intendenta y candidata a vicegobernadora de la Provincia del Frente de Todos Verónica Magario, por eso ocupan el segundo y cuarto lugar de la lista seccional por la Tercera de ese frente político. Ambas firmaron su candidatura en el Patria este fin de semana.

Devalle es funcionaria municipal de la jefa comunal que compartirá fórmula con Axel Kicillof en la lista bonaerense y titular de ATE La Matanza, mientras que Reigada es la secretaria de Derechos Humanos de CTA de los Trabajadores que lideran Hugo Yasky y Roberto Baradel.

Forman parte de un proceso de integración de los gremios a las listas, que tiene en el Congreso a YaskyWalter Correa (Curtidores)Vanesa Siley (Judiciales), y en estas elecciones incluyó en la boleta a Facundo Moyano (Sutpa), Claudia Ormaechea (La Bancaria) y María Rosa Martínez (Gráficos).

En el caso de las listas seccionales del Frente de Todos, además de Devalle y Raigada, la otra sección en donde habrá fuerte representación gremial será en la Octava, donde pulsearán en internas Omar Palini (Canillitas), Estela Díaz (Sec. Género CTA de Baradel) y Oscar De Isasi (ATE y CTA Autónoma).

“Es importante que hayamos discutido el ingreso de los sindicatos a las listas. En estas elecciones se sumó el elemento de la conformación del frente de unidad donde hubo que ceder lugares a los diferentes sectores”, evaluó Reigada en diálogo con Diputados Bonaerenses.

Pero a diferencia de la variada oferta de la Región Capital, que apenas elige tres senadores en medio de una disputa cerrada con el macrista Julio Garro, las dos mujeres de la populosa Tercera parecen tener asegurada su banca por el gran caudal de votos peronistas y los generosos nueve casilleros en juego.

Si bien pueden parecer pocos los lugares logrados, se ha tenido en cuenta a los sindicatos y esto siempre es algo muy importante”, sostuvo Devalle a este medio y agregó: “También es relevante porque siempre se tiene la idea que pueden entrar a la Legislatura aquellos que tienen una profesión más elevada”.

 

DOS MUJERES, DOS HISTORIAS

 

Claro, la relación de la profesión que traza Devalle no es casual. Si bien actualmente es subsecretaria de Alumbrado Público e Higiene Urbana de La Matanza, ocupó dos veces el cargo de concejal e incluso ejerció como subsecretaria de Salud, es enfermera de toda la vida.

Su primer empleo como trabajadora de la salud lo consiguió en 1981 en el Hospital Belgrano de la localidad bonaerense de San Martín. Luego de un año se afilió a ATE y 38 después no sólo sigue militando, sino que es secretaria general, aunque de licencia por su cargo en la función pública.

Durante ese largo camino, en 1999, conoció al ex intendente y vicegobernador Alberto Balestrini en un corte de la ruta 3 y ahora trabaja “muy fuerte para que esta guerrera (Magario) con mucho carácter y convicciones sea la nueva vicegobernadora que salga de La Matanza”. Algo más que coincidencias.

En tanto, Reigada actual secretaria de actas de SUTEBA La Matanza y secretaria de Derechos Humanos de CTA de Baradel, también tiene una larga trayectoria en el movimiento obrero y una vida marcada por la militancia. Sus primeras suplencias como docente las hizo a finales de 1976.

Luego, el advenimiento de la dictadura cívico militar y el intento de secuestro de su compañero la llevó a un exilio interno hasta el retorno de la democracia cuando recaló en La Matanza. Por esos tiempos, se vinculó a la Unión de Educadores de La Matanza que en 1986 confluiría en SUTEBA. 

En su caso, también conoció desde hace muchos años a Magario y el ex intendente y candidato a volver al sillón en estas elecciones, Fernando Espinoza, cuando un problema de inseguridad los llevó a impulsar de manera conjunta mesas de participación en el barrio y las escuelas.   

 

PROPUESTAS AL SENADO

 

Otra cosa en que coinciden las dos mujeres sindicalistas de la Tercera es el diagnóstico que hacen de la provincia y que ya piensan como aportar desde la Cámara alta bonaerense. “Vamos a encontrar una provincia devastada, con índices de pobreza muy grande”, analizó Devalle.

Y en su rol enfocado en la salud pública pone como ejemplo del trabajo que hay por delante los dos hospitales de La Matanza, el de Laferrere y Rafael Castillo, que fueron construidos durante el gobierno de la ex presidente Cristina Kirchner y nunca inaugurados por la gestión de Mauricio Macri y Vidal.

Reigada como docente ya anticipa el debate por “leyes que posibiliten la inversión edilicia de las escuelas, la participación de cooperativas en la refacción de los edificios escolares, el financiamiento de los sueldos de los maestros y el mejoramiento del SAE”, entre otras.

“Es absolutamente posible que los trabajadores ingresemos a la Legislatura, porque tenemos propuestas y es importante que tengamos participación en la creación de las normas que muchas veces nos encuentran en la calle”, sintetiza con fuerza la referente de la CTA de los Trabajadores.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS