jueves 21 de enero de 2021 - Edición Nº1171
Diputados Bonaerenses » Legislatura » 18 nov 2019

A 47 años

Fin de semana para la historia: los recuerdos de la vuelta de Perón y el abrazo con Balbín

El General estaba recluido en Europa y coordinó con el líder radical la formación de un bloque político que garantice la democracia.


Este fin de semana estuvo marcado por la historia y no solo por el Día de la Soberanía, sino porque se cumplieron 47 años del regreso de Juan Domingo Perón a la Argentina y del histórico abrazo con su enemigo político de la UCR, Ricardo Balbín.

Es que en noviembre de 1970, el General y expresidente estaba recluido en Madrid tras el golpe de Estado que había provocado su derrocamiento más de 15 años atrás, pero desde el otro lado del océano continuaba moviendo los hilos de la política argentina.

Fue el 11 de noviembre la fecha elegida para presentar públicamente la formación de una coalición multipartidaria denomina “La hora del Pueblo”, en la que confluyeron peronistas, radicales y socialistas, entre otros, para marcarle la cancha a Marcelo Levingston y activar la política y convocar a elecciones.

Así, dos años después del armado de las nuevas alianzas, se concretó el retorno de Perón al país el 17 de noviembre de 1972 tras cumplir 18 años en el exilio. Poco después del fatídico arribo a Ezeiza, se reunió con el radical. Este hecho produjo la celebración del “Día de la militancia”.

Perón se trasladó a la vieja casona de Vicente López y fue allí donde convocó a una reunión a “La hora del Pueblo” entre los que se encontraba Balbín pero sería dos días más tarde cuando los dos referentes de los partidos con más representación popular se encontraran a solas.

“Perón ha regresado con el propósito de pacificación. Fue una conversación de dos argentinos que olvidan su pasado y que hablaron de las perspectivas del futuro nacional. Con Perón estamos buscando puntos de coincidencia en beneficio del país”, señaló el radical.

El abrazo y el diálogo entre ambos marcó a fuego a una sociedad que estaba atravesada por la violencia y la interrupción al orden democrático, sin saber que todavía faltaba lo peor: la dictadura cívico-militar-eclesiástica de 1976, la más trágica de la historia.

Cuarenta y siete años después, los referentes de la política argentina volvieron a hablar de unidad, esta vez no para sacarse de encima los embates de las Fuerzas Armadas, sino para formar una coalición que aleje al neoliberalismo de las riendas que rigen el poder.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS