viernes 17 de enero de 2020 - Edición Nº801
Diputados Bonaerenses » Legislatura » 25 nov 2019

Legislatura bonaerense

Legislatura: nombres, roscas y peleas en el reparto de cargos a días de la definición

La jefatura de la Cámara de Diputados es el puesto clave en disputa. En pleno hermetismo, suenan algunos nombres y aparecen peleas subterráneas.


Los diferentes sectores que pulsean por ocupar los principales espacios de poder en la Legislatura bonaerense miden cuidadosamente las palabras y cuidan con recelo los nombres, que ya circulan por lo bajo en los pasillos del histórico edificio que se encuentra a metros de la Gobernación de la provincia.

A tan sólo 12 días de la definición, entre el 4 y 5 de diciembre se deberán oficializar las nuevas autoridades, la rosca es tan intensa como subterránea. En el podio de los lugares más codiciados aparece la jefatura de la Cámara de Diputados, más abajo las presidencias de bloque y de las 38 comisiones.

Por estas horas, la versión que tomo más fuerza dentro de los despachos de los diputados peronistas es la posibilidad de que Federico Otermín, alfil del intendente de Lomas de Zamora Martín Isaurralde, sea el ungido para ocupar el poderoso sillón del recinto que da a calle 53.

“Es la idea de Martín”, dijeron desde el entorno del alcalde peronista a Diputados Bonaerenses, al tiempo que no confirmaron pero tampoco descartaron que finalmente esa chance se concrete. Ayer por la noche Insaurralde le hizo un guiño más que elocuente a Máximo Kirchner, del que seguramente se espere devolución.

Otro nombre que resuena para ese puesto es el del saliente alcalde de La Costa y futuro diputado por la Quinta, Juan Pablo de Jesús, también del equipo del cacique de Lomas de Zamora. Sin embargo, asimismo se menciona un posible destino en el Ejecutivo y a un hombre de su confianza en la poderosa Secretaría Legislativa.

En otros escenarios, también asoman los nombres del diputado provincial Santiago “Lalo” Révora, primo hermano de Wado De Pedro, que ingresó a la Legislatura en 2015 y va por su segundo mandato y del matancero Facundo “Moja” Tignanelli, que reporta a Andrés "Cuervo" Larroque.

En tanto, el histórico Carlos "Cuto" Moreno, que en un momento también fue postulado para ese cargo, mantendrá el rol de operador en las sombras, en este caso como embajador de Axel Kicillof. Un dato no menor es que en los diferentes esquemas quedaría fuera de juego la tropa de Sergio Tomás Massa.

En este sentido, como una de las causales se menciona la tirante relación que mantiene el tigrense con el Gobernador electo y su probable cargo como titular de la Cámara de Diputados de la Nación. Esa marginación, estaría provocando la primera rencilla en el Frente de Todos.

En concreto, durante toda la semana circuló el rumor de la presentación de un proyecto de ley por parte del presidente de la bancada renovadora Rubén “Turco” Eslaiman para modificar el artículo 45 del reglamento interno de la Cámara baja para habilitar la figura de interbloque.

Diputados Bonaerenses pudo confirmar que el supuesto texto no se encuentra presentado en mesa de entradas, aunque podría emerger sobretablas en la última sesión ordinaria del año, que tendrá lugar el jueves que viene. Si bien por estas horas el kirchnerismo lo rechaza podría servir para lograr la unidad.

En ese caso, no sólo reportaría beneficios a las tribus pejotistas, sino que también podría configurarse como la herramienta para mantener una bancada única de los amarillos donde pujan María Eugenia Vidal, Jorge Macri, que ya trabaja en ordenar un bloque propio, Emilio Monzó, que hace lo propio, y el radicalismo.

“Puede ser un mecanismo para lograr que Cambiemos mantenga la tropa unida”, dijo a este portal un legislador que tiene mandato hasta 2021. También, y quizás en este punto radique el argumento más fuerte, sería el instrumento para garantizarle la gobernabilidad a Kicillof y las negociaciones a los amarillos.

Necesariamente, el ahora oficialismo necesitará en la Cámara baja y sobre todo en Senadores algún mecanismo de este tipo para cuajar los acuerdos. “Se van a precisar legisladores a los cuales tirarle piedras cuando levanten la mano para Kicillof”, explicó un asesor con vasta experiencia en la Legislatura.

Así las cosas, otra versión fuerte es la posibilidad de que la vicepresidencia quede para Cambiemos, el que suena es el otrora candidato de Vidal para ocupar la Presidencia, si es que lograba imponerse en las elecciones generales de octubre, Alex Campbell.

La importancia de ese cargo es que ostenta la “doble firma”, un mecanismo que se instauró en los 90 en Diputados y que establece que el vicepresidente tiene poder de veto sobre las contrataciones, pagos y gastos que hace el presidente. Pero lo más relevante es la obligación de negociar con la fuerza que ostente ese puesto.

Como un antecedente directo de este esquema, aparece la decisión de Vidal de ceder la vicepresidencia durante sus primeros años al massismo, representado en la figura del economista Jorge Sarghini, y luego al bloque de Insaurralde, materializado por la diputada de Pigüé Marisol Merquel.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS