sábado 15 de agosto de 2020 - Edición Nº1012
Diputados Bonaerenses » Provincia » 9 dic 2019

Berrinche peligroso

Lo quiere madrugar: Quintana juega a dos puntas y amaga con armarle un paro a Kicillof

El titular de UPCN mientras busca borrar con el codo su apoyo a María Eugenia Vidal por lo bajo teje estrategias para mostrar su enojo por el ninguneo del Gobernador electo.


El titular de UPCN y cacique de la CGT de la Región Capital, Carlos Quintana, entró en los últimos meses en un delicado juego a dos puntas con el que busca reacomodarse para no perder influencia sobre el vetusto armado sindical que encabeza.

En concreto, quien fuera apodado en alguna oportunidad como el hombre número 14 del Gabinete de María Eugenia Vidal, busca borrar con el codo su condescendiente respaldo a Cambiemos, al tiempo que por lo bajo ya propone hacerle el primer paro al Gobernador electo Axel Kicillof.

Después de dormir por más de cuatro años, ahora el sindicalista del pelo caoba pretende madrugar al entrante primer mandatario bonaerense. “No impulsó una marcha en cuatro años y ahora quiere hacer un paro a un gobierno peronista”, cuestionaron desde uno de los campamentos sindicales.

Es que, durante la gestión de Cambiemos, el salario real de los empleados públicos de la provincia cayó arriba del 30% y sólo en uno de los cuatro años, los trabajadores empardaron el aumento salario con los elevados índices de inflación. Sin embargo, Quintana mantuvo su apoyo.

Ahora la última jugada del inamovible sindicalista, que enfrenta una feroz interna al interior del gremio de los estatales, fue defenestrar a Vidal a través de una solicitada, mientras días atrás ponía sobre la mesa la idea de dinamitar la llegada de Kicillof a la Provincia.

Mientras Quintana repentinamente sale a machacarle a Vidal la delicada situación del IOMA, IPS, y los sueldos de los empleados de la administración pública, murmura la posibilidad de “mostrarle al nuevo Gobernador el poderío de la CGT”.

La oferta habría puesto sobre la mesa en una reunión que tuvo lugar el lunes pasado en el edificio de la central que da a la calle 53. Allí, desde la cabecera de la mesa, secundado por Julio Castro de SOSBA y Ramón Garaza de Supeh, Quintana habría planteado la moción.

El motivo que opera de fondo es el rechazo de Kicillof de reunirse con el atornillado sindicalista, como si lo hizo con los referentes del Frente Sindical. Un escenario invertido de lo que sucede en Nación, donde el presidente electo Alberto Fernández se mostró cercano a “los gordos” de la CGT.

El impulso también obedece a la pelea que se viene en 2020 por el control de la central obrera en la Región Capital. Con una interna desatada en su gremio, lejos del Gobernador, Quintana despliega su berrinche en el desordenando intento de volver a “reperfilarse”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS