viernes, enero 28, 2022

Por un conflicto con recolectores Lomas de Zamora está inundada de basura

Los vecinos de la ciudad expresaron su malestar por el mal olor que emana de las calles, debido a la acumulación de residuos.

Categorías:

Las calles de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora se encuentran repletas de bolsas de basura debido a un conflicto salarial que mantiene la gestión de Martín Isaurralde con los recolectores de residuos, desde el jueves pasado.

Todo comenzó una vez finalizado el fin de semana largo del 12 de octubre, cuando el reclamo por un incremento en los sueldos de los trabajadores tomó mayor relevancia. Sin embargo, desde hace cinco días que no hay servicio alguno en la localidad.

- Publicidad -

Esto motivó los reclamos y denuncias estallaran en redes sociales, indicando que hay mal olor y con fotografías que demuestran la gravedad de esta situación, en medio de un contexto de crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus (COVID-19).

En el sin fin de publicaciones que coparon las distintas plataformas digitales de comunicación pedían que el municipio se encargue de la recolección de basura, la limpieza de sumideros y demás acciones para mantener limpia la ciudad.

Por su parte, ninguna autoridad municipal del distrito hizo eco de este reclamo y hasta el momento no hay una respuesta oficial ni tampoco se procedió a sancionar con alguna medida legal a la empresa Covelia, por no prestar el servicio correspondiente.

Otra de las preocupaciones de los vecinos es que durante los días anteriores la región atravesó momentos con temperaturas altas que ayudaron a propagar el mal olor, pero ahora, las lluvias pronosticadas para toda la semana romperán las bolsas y desparramarán los deshechos residuales.

- Publicidad -

El conflicto inició a principios de octubre y se basa en la recomposición salarial que exigen los trabajadores de la empresa Covelia. También piden mejores condiciones laborales, ya que son ellos quienes deben juntar lo que descarta el personal de salud.

Al inicio del conflicto, el secretario de la Rama de Recolección de Camioneros, José Garnica, afirmó que desde hace siete meses que “venimos poniendo el pecho en la calle, sufriendo pérdidas y contagios y, pese a ser considerado como un servicio esencial, el municipio no lo valora”.

Actualmente, en Lomas hay alrededor de 700 trabajadores entre camioneros, recolectores, limpieza y barrido. No obstante, a pesar de que pueden cubrir sus necesidades básicas con su salario, desde el sector argumentan que debido al crecimiento demográfico, la tarea se fue “recrudeciendo”.

Más Leídas

Destacadas