viernes, octubre 15, 2021

Rompió el silencio la senadora del PRO acusada de pagar con contratos truchos

La legisladora bonaerense Lorena Petrovich le envió una carta documento a su ex empleada por difundir información “falsa y maliciosa”. Además, sostuvo que la denuncia es un “armado de falsedades” para dañar a su espacio político.

La legisladora provincial de Juntos por el Cambio, Lorena Petrovich, finalmente rompió el silencio sobre la denuncia que efectuó una empleada suya esta semana quien la acusó de pagarle con un contrato del Senado bonaerense por tareas de limpieza y cuidado de personas.  

Petrovich este sábado desmintió mediante una carta pública los dichos de la denunciante Gisela Montini a quien calificó como “una excolaboradora de mi despacho en el Senado bonaerense” y le envió una carta documento acusándola de difundir información “falsa y maliciosa”.

 

 

 

Todo comenzó cuando Montini, de 40 años, sostuvo que realizaba tareas de limpieza en la casa de la senadora y de cuidado del hijo y madre de Petrovich y por esas labores era remunerada con un contrato trucho de la Cámara alta bonaerense.  

La mujer también expuso que en abril tras presentar un certificado médico por una hernia de disco por la que "no podía hacer esfuerzos" fue despedida sin ninguna contemplación por Petrovich. Sin embargo, la senadora de la Tercera sección electral contradijo esa información.  

“Una maratón de noticias se concentró en el testimonio de Gisela Montini, una excolaboradora de mi despacho, quien, tras no recibir la renovación de su contrato, envió una carta documento cuyo texto, alejado de la verdad, dominó durante horas portales, programas de televisión, redes sociales y publicaciones”, dijo Petrovich.

 

La carta documento que envió Lorena Petrovich. 
 

 

Luego la senadora que integra el equipo del intendente de Lanús, Néstor Grindetti, señaló que “tranquilizadas las aguas del escándalo, entiendo que ha llegado el momento de expresarme judicialmente para poner fin a los dichos de Montini”.

No hay más ni mejor ámbito de aclaración de versiones encontradas que la Justicia. Y hasta ahora, lo subrayo, la persona que me acusó de delitos no lo hizo. Por eso lo haré yo”, agregó.

En consecuencia, Petrovich le envió una carta documento a su ex empleada a quien acusa de brindar declaraciones “falsas y maliciosas” que atentaron contra su “buen nombre y honor” y “violentaron” su intimidad. Además, la insta a “cesar en la difusión de contenidos agraviantes”.

 

Mensaje a los medios y denuncia de intencionalidad política

 

Durante su extensa carta la senadora provincial, que en 2023 busca pelear por la intendencia de Quilmes, si bien pone en primer plano el derecho a la “libertad de expresión” lo que -afirma- la llevó a no “entorpecer, impedir o cuestionar la tarea” periodística hace una diferencia entre los medios.

Petrovich divide las aguas entre “quienes han tratado con respeto este desagradable episodio” y “quienes cargaron de adjetivos mi nombre y apellido mientras mostraron mi cara a plano completo”.

 

 

Agradezco a los que han tenido la deferencia de comunicarse conmigo antes de sentenciar la verdad de las expresiones de Montini, porque no han sido mayoría; y nada diré de los que eligieron creer linealmente ese relato sin intentar exhibir la otra versión de la realidad. La mía”, cuestionó.

En ese contexto, la senadora provincial tildó a la denuncia de su ex empleada como un “armado de falsedades” y sugirió una “intencionalidad política”.

No voy a permitir que sea utilizado por quienes buscan dañar a mi espacio a días de una elección crucial. Vaya ‘coincidencia’. Pueden, los que lo han ideado, estar conformes con el que me han ocasionado a mí, que ha sido inconmensurable. Con mi espacio político, no”, cerró.

 

El descargo completo de la senadora Lorena Petrovich 

 

Hace algunas horas, una verdadera maratón de noticias se concentró en el testimonio de Gisela Montini, una excolaboradora de mi despacho en el Senado bonaerense, quien, tras no recibir la renovación de su contrato, envió a mi domicilio una carta documento cuyo texto, alejado completamente de la verdad de los hechos,  se convirtió en una suerte de “cosa juzgada” que dominó durante horas portales, programas de televisión, redes sociales y publicaciones de toda índole.

En primer lugar, quiero aclarar que en mi condición de vicepresidente de la Comisión de Libertad de Expresión del Senado si hay algo que jamás haría ni haré, es entorpecer, impedir o cuestionar la tarea de los medios. Por eso, agradezco a los que han tenido la deferencia de comunicarse conmigo antes de sentenciar la verdad de las expresiones de Montini, porque no han sido mayoría; y nada diré de los que eligieron creer linealmente ese relato sin intentar exhibir la otra versión de la realidad. La mía.

Cuando fui contactada por el primer medio que publicó ese tema, expresé mi verdad sobre esos hechos. Adverti a las pocas horas una verdadera andanada de reproducciones totales, parciales, incompletas o editadas de mis expresiones, razón por la que decidí guardar silencio ante esa verdadera explosión, instruyendo a mi equipo a sostener la misma tesitura. Respeté, aun a contrapelo de mi propia integridad, la tarea de una prensa que ha hecho lo que ha decidido hacer con el tema. Y estoy conforme con haberlo hecho. La libertad de prensa será siempre para mí, una prioridad.

Tranquilizadas las aguas del escándalo, entiendo que ha llegado el momento de expresarme, y que esa expresión solo alcanza la contundencia que la hora y el tema requieren bajo la forma de una expresión judicial que ponga fin a los dichos de Montini. No hay más ni mejor ámbito de aclaración de versiones encontradas que la Justicia. Y hasta ahora, lo subrayo, la persona que me acusó de delitos no lo hizo.

Por eso lo haré yo.

Por mi propia persona, por mi imagen, por mi carrera pública, por mi familia y por la confianza de cada uno de los bonaerenses que votándome, me trasladaron una responsabilidad que  busco honrar cada uno de mis días. A esos bonaerenses que saben que pueden acceder a mi trabajo y a mis declaraciones juradas anuales sin traba alguna, me debo. Y porque no voy a permitir que este armado de falsedades sea utilizado por quienes buscan dañar a mi espacio a días de una elección crucial. Vaya “coincidencia”. Pueden, los que lo han ideado, estar conformes con el que me han ocasionado a mi, que ha sido inconmensurable. Con mi espacio político, no.

Pongo a disposición de todos, el texto con el que se decide el inicio de este camino, reiterando mi agradecimiento a quienes han tratado con respeto este desagradable episodio y dedicando un igualmente respetuoso silencio a quienes cargaron de adjetivos mi nombre y apellido mientras mostraron mi cara a plano completo. Porque ni las palabras ni los silencios dibujan, per sé, las verdades. A estas solo la definen los hechos. Y aquí están los míos. Muchas gracias.

Senadora provincial Lorena Petrovich

Más Leídas

Destacadas