domingo, noviembre 28, 2021

Salud mental: la asistencia en plena pandemia y un plan para ponerle fin a los manicomios

Diputados Bonaerenses diálogo con la subsecretaria de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencia de Género de la Provincia, Julieta Calmels.

Categorías:

Desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del Coronavirus, se triplicó el consumo de bebidas alcohólicas según señaló un estudio del Conicet, otras investigaciones también mostraron el aumento de otras drogas. En este sentido, la contención y la actuación a tiempo es clave, por eso Diputados Bonaerenses dialogó con Julieta Calmels, subsecretaria de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencia de Género de la Provincia.

Lo cierto es que la particularidad de altísimo nivel de contagio del virus que mantiene en vilo, especialmente, al Conurbano bonaerense, no permite la interacción de cercanía que muchas veces se requiere para los tratamientos de salud mental o adicciones a ciertas sustancias, lo que derivó en la puesta en marcha de nuevos planes de acción desde la cartera de Salud.

“Adoptamos la recomendación de continuar los tratamientos a distancia en los que sea posible sostener esa modalidad porque pasa que no todas las personas pueden sostener tratamientos de ese modo por diferentes cuestiones; dentro de esas se encuentran las situaciones de urgencia y mayor gravedad que son las que más nos preocupa atender, por eso tenemos un conjunto de dispositivos, los CPA, las comunidades terapéuticas, los centros de día que hay cerca de 200 en toda la Provincia y en ellos tenemos guardias mínimas, incluso se están realizando nuevas internaciones, siempre con protocolos”, manifestó Calmels.

 

 

Asimismo, es muy compleja la asistencia en algunos municipios ya que en los hospitales generales con los que cuenta la provincia hay un escenario heterogéneo, en algunos de ellos hay asistencia en salud mental completa, en otros funciona algún área específica o algún profesional al servicio pero en otros ni siquiera hay un dispositivo de atención a estas problemáticas.

“Agregamos la línea de teléfono que es un canal de consulta y derivación muy importante, a esta altura ya llamaron más de 4000 personas para consultar por sus propios problemas o por sus familiares; ahí se orienta y si es necesario se hace una derivación, si es muy urgente va un equipo móvil que tenemos en algunas regiones de la Provincia y ahora están asistiendo diariamente, incluso tuvimos que ampliar el personal, estamos reforzando mucho la atención ambulatoria pero también funciona como sistema de acompañamiento porque hay muchas personas que solo necesitan hablar así también hay un equipo destinado a adultos mayores”, explicó la funcionaria.

 

 

En otro plano, el virus y su expansión hizo que algunas situaciones debieran parecer como cotidianas de modo repentino y eso cambios golpean en el bienestar mental de las personas. Por ejemplo, los vecinos de Villa Azul (Quilmes-Avellaneda) o el barrio Cabezas (Berisso-Ensenada) que se vieron aislados de sus comunidades de un día para el otro.

“Desde la Subsecretaría nos incorporamos a los equipos de salud comunitaria y acompañamos a los promotores de salud en los territorios, está siendo importantísima la presencia de los equipos de salud mental porque se sabe que cuando se ingresa a un barrio con años de carencias, de abandono estructural en todas las dimensiones, aparecen cuestiones de sufrimiento muy evidentes y toca extremar las medidas de cuidado”, expresó Calmels.

 

 

“El aislamiento, los testeos, dar positivo, decirle a la gente que tiene que ir a un centro de aislamiento son situaciones que requieren atención. Acompañamos a la persona en el impacto que genera saber que tienen el virus y luego tener que dejar a su familia y su espacio, acompañamos en esa angustia que es dejar a los hijos, sobre todo a las mujeres por el sistema desigual de cuidado, por ejemplo en la Universidad de Quilmes la situación que más angustia genera a las mujeres que están ahí es haber interrumpido las tareas de cuidado”, detalló.

Por caso, el propio responsable de la Cartera señaló que el trabajo de la Subsecretaría ha podido acompañar a miles de vecinos de la Provincia en horas donde la incertidumbre por no saber cómo será el futuro postpandémico ha ganado terreno.

 

 

“Actualmente se están atendiendo 4000 personas con las limitaciones que tiene hacerlo a distancia a través del método virtual con la herramienta Zoom. También hay intervenciones dentro de los centros de Salud y estamos en un periodo de mejorar la cantidad de las prestaciones presenciales a partir de los nuevos protocolos de poder abrir los consultorios psicológicos”, señaló el ministro Daniel Gollán.

La línea de atención gratuita es el 0800 222 5462 de lunes a viernes funciona las 24 horas mientras que el sábado, domingo y feriados de 9 a 00 horas.

 

 

Una deuda con los Derechos Humanos

 

 

En Argentina hay una ley que se consideró “modelo” a nivel internacional que es la de Salud Mental del año 2010, en ella se plantea un enfoque sobre los derechos humanos de las personas con patologías mentales y se busca profundizar en un modelo de atención comunitario y no de encierro. Sin embargo, en la Provincia aún hay una deuda en este sentido, ya que los institutos de encierro siguen funcionando pero con la mirada de la ONU encima.

“Vamos a trabajar con la Legislatura provincial porque estamos convencidos que de estos problemas complejos salimos con la integración de todos los poderes del Estado. Uno de los temas a tratar tiene que ver con los hospitales neuropsiquiátricos de la Provincia, tenemos una deuda con las personas internadas en esos lugares, y una falta de la democracia en la medida que instituciones de esas características tan contrarias a la dignidad y los derechos sigan existiendo”, señaló Calmels.

 

 

En este sentido, el plan del Ministerio de Salud, hoy a cargo de Daniel Gollán y de la Subsecretaría es avanzar en el plano de lo que dicta la ley, ya que en el cuerpo se señala que para este 2020 ya no deberían funcionar del modo que lo hacen las instituciones de salud mental, como por ejemplo, el Hospital Psiquiátrico Alejandro Korn de La Plata, uno de los nosocomios en la mira.

“Trabajamos sobre la idea de una provincia libre de manicomios y la Legislatura va a tener un rol fundamental. Lo que ocurre en esos lugares no puede seguir ocurriendo, moralmente es inaceptable y, además, a nivel internacional Argentina está siendo observada en este punto, tenemos que caminar hacia una transformación. Por eso, cambiamos a los directores de estos lugares en pos de este proyecto de transformación, personas con una gran trayectoria con quienes tenemos un trabajo desde el primer día y más con la pandemia porque allí vive población de alto riesgo”, concluyó.

Más Leídas

Destacadas