sábado, noviembre 27, 2021

Sputnik V: un estudio revela que los anticuerpos crecen a los 6 meses de vacunarse

La investigación detectó, además, una fuerte capacidad de defensa contra las variantes Delta, Andina y Manaos.

Categorías:

Un estudio realizado por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires asegura que los anticuerpos neutralizantes de la primera aplicación de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus, crecen a los seis meses de la inmunización.

Además, la publicación, que fue enviada a la Revista Cell Host and Microbes para la revisión por pares, detectó una fuerte capacidad de defensa a las principales variantes de preocupación, como la Delta, Andina y Manaos.

El proyecto fue llevado adelante por la plataforma de investigación de los estudios serológicos del Ministerio de Salud bonarense, a partir de la cual se siguió por seis meses a 1800 vacunados con Sputnik V en la provincia.

Durante ese período, los expertos identificaron un aumento de la potencia neutralizante de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en función del tiempo de recibida la vacuna en los ciudadanos analizados.

“Seis meses después no baja la capacidad de anticuerpos de los vacunados, sino que se encuentra en el pico, en la máxima capacidad de defensa”, explicó el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.

Además, el Ministro, indicó que “lo que vemos es que con las variantes Delta, Andina y británica hay excelente y completa capacidad de neutralización y que tiene una parcial capacidad de escape en la variante sudafricana y con la Manaos”.

El estudio consistió en medir la cantidad de anticuerpos y su capacidad de neutralización antes y a los 21, 42, 120 y 180 días después de la vacunación, lo que permitió arribar a esta conclusión.

En la misma línea, la titular de la investigación, Andrea Gamarnik, sostuvo que “si bien los anticuerpos disminuyen en cantidad, se observó que con el paso del tiempo a partir de la primera dosis, los anticuerpos aumentan”.

“Esto se explica porque esos anticuerpos atraviesan un proceso gradual de maduración que aumenta su calidad para bloquear al virus e impedir la infección”, detalló la investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

 

 

Vale recordar, que el mes pasado un estudio publicado en la revista Immunity había constatado que en personas infectadas con covid-19 la cantidad de anticuerpos decaía paulatinamente, pero su potencia neutralizante aumentaba con el paso del tiempo.

Ahora, el trabajo coordinado por el Ministerio de Salud bonaerense, que se publicó como preimpresión en medRxiv y será difundido más adelante en una revista científica, comprueba que el mismo proceso tiene lugar en personas vacunadas con Sputnik V.

En cuanto a las variantes, los expertos midieron el efecto del fármaco contra distintas variantes de preocupación: alfa (primero identificada y caracterizada en Reino Unido), beta (Sudáfrica), gamma (Manaos), delta (India) y lambda (“andina”).

 

 

Para estudiar el efecto del antídoto, se empleó tanto un sistema de virus quimera como la cepa salvaje del SARS CoV-2. Las variantes fueron aisladas y estudiadas en colaboración con el Consorcio Argentino de Genómica de SARS-CoV-2 (Proyecto PAIS) y el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA, que depende del Conicet y la UBA.

“Tras comparar los resultados de las mediciones realizadas en estos diferentes períodos, vimos que, si bien al comienzo hay un escape parcial de las diferentes variantes a los anticuerpos, esa ‘evasión’ va disminuyendo en función del tiempo”, concluyó el estudio.

 

 

Más Leídas

Destacadas