miércoles, diciembre 1, 2021

Verano violento: refuerzan los controles en Mar del Plata tras el crimen en Villa Gesell

Se evita el ingreso de alcohol a la zona de boliches y nadie puede bajar a la playa hasta más de una hora después del cierre de las discotecas.

Categorías:

Luego del brutal crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, los responsables del área de seguridad de Mar del Plata resolvieron poner en marcha un operativo de saturación en los todos centros de esparcimiento.

"Decidimos reforzar todo el sector durante la tarde y la madrugada, y también otros centros donde hay otras discotecas, shows o recitales", explicó el jefe departamental en Mar del Plata de la policía provincial, comisario Cristian Marcozzi.

La mayor concentración de efectivos está desplegada desde la zona de Escollera Norte hasta La Normandina. Solo en Playa Grande se despliegan cada noche 170 agentes.

Se puede ver personal de Caballería, Infantería, Delegación Departamental de Investigaciones, Equipo Motorizado Antidisturbios de Infantería (EMAI) y la intimidante Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI).

"Será así hasta fin de temporada", explicó Marcozzi, con la consigna de no se vuelva a repetir un hecho similar al que terminó con la vida de Báez Sosa, de la mano de la violencia de 11 rugbiers.

Por las tardes hay controles que prohíben el ingreso con bebidas alcohólicas, habida cuenta de la gran cantidad de bebida alcohólica que se vio durante la prinera semana de enero en la zona de Playa Grande.

Luego esa metodología se replicó en la noche, con más esfuerzo policial. Hay una dotación de casi 100 agentes entre las 15 y las 23 que casi se duplica entre la medianoche y algo más de las 7 de cada día.

En este sentido hay dos consignas centrales quienes bajan a los complejos de boliches no pueden pasar con bebidas en mano y nadie puede bajar a la playa hasta más de una hora después del cierre de las discotecas.

La semana pasada un joven marplatense fue lanzado contra el piso con brutalidad por un custodio de la discoteca Ananá y golpeó su cabeza y cervicales contra el piso sin sufrir rasguños, aun cuando el impacto lo dejó inconsciente.

Más Leídas

Destacadas