domingo, noviembre 28, 2021

Volvieron a trasladar al femicida de Úrsula Bahillo por otra fuerte pueblada en San Nicolás

Así se dispuso tras los disturbios en la comisaría local donde Matías Martínez permanecía detenido.

Categorías:

En las últimas horas, tras el arribo de Matías Martínez (25) a la comisaría de Conesa, en San Nicolás, vecinos y organizaciones feministas se manifestaron frente al destacamento en repudio al policía bonaerense acusado de asesinar a su expareja, Úrsula Bahillo (18), en la ciudad de Rojas.

La protesta, en la cual se podían leer carteles con leyendas como "Ni una menos", "Justicia para Úrsula", y "Todos somos Úrsula", tuvo su punto de inflexión cuando los manifestantes quemaron gomas frente al repartición policial y forzaron el traslado del imputado.

En ese sentido, el principal reclamo de los vecinos se centró en el accionar de los uniformados, tras las insistentes denuncias de Úrsula contra Martínez, que no fueron oídas y postergaron la habilitación de un botón antipánico para el día que fue asesinada.

“Venimos a manifestarnos porque tenemos esposas, tenemos hijas, y no queremos a un criminal entre nosotros”, demandó uno de los manifestantes y agregó que “tenemos al femicida de Úrsula en Conesa y queremos que se vaya del pueblo y que la policía deje de encubrir más femicidios”.

Horas antes, el informe preliminar de la autopsia a la víctima reveló que Úrsula fue asesinada de al menos 15 puñaladas en la espalda, torso y cuello. Por lo mismo, la Justicia de Garantías convalidó la imputación por femicidio de Martínez con los agravantes de “alevosía” y “ensañamiento”.

A raíz de la protesta, el policía imputado tuvo que ser trasladado nuevamente a otro destino de la provincia, encapuchado y con un operativo de Gendarmería. La locación de destino no se conoció con el objetivo de evitar nuevas protestas en el lugar de detención en el que permanece.

Si bien se supo que la estancia del femicida en Conesa sería hasta este jueves por la tarde,  tuvo que ser transportado alrededor de las 20:00 horas del miércoles, para evitar una escalada de violencia, hasta que sea indagado por el fiscal de la causa, Sergio Terrón, que se espera para las próximas 48 horas.

Las protestas en San Nicolás se suman a la pueblada en Rojas, que tuvo lugar en la noche del lunes frente a la comisaría de la ciudad, donde la víctima había realizado once denuncias contra su agresor, que era efectivo del cuerpo bonaerense.

Posteriormente, en Pergamino, una localidad lindera donde asistieron médicamente a Martínez, que tenía heridas de arma blanca cuando la Policía lo encontró junto al cuerpo de Úrsula, los vecinos también se movilizaron en repudio al femicida y en contra de la fuerza de seguridad que reprimió las protestas en Rojas.

 

 

En ese sentido, también en Conesa se replicó la indignación contra la Policía, no solo por la ineficiencia al recibir las denuncias que la propia Úrsula había hecho antes de ser asesinada, sino también por la represión durante los incidentes en Rojas frente a la comisaría local, que terminaron con una chica baleada en la cara.

Tras conocerse que en la comisaría le negaron a Úrsula el botón antipánico dos días antes de su femicidio por ser sábado, entre otras irregularidades, el jefe de la Policía Bonaerense, Daniel García, ordenó la intervención del destacamento central de Rojas y de la Comisaría de la Mujer.

Preventivamente, quedaron a cargo, el comisario general Jorge Monfort, y la comisaria mayor Sonia Luján Zampelunghe, respectivamente. También se envió una comitiva para realizar “auditorías preventivas en ambas dependencias.  

Más Leídas

Destacadas