miércoles, agosto 17, 2022

Causa Maradona: comienzan a peritar los teléfonos para conocer los últimos mensajes del Diez

Este viernes la Justicia de San Isidro abrirá los dos dispositivos que pertenecían al astro del fútbol para tener definiciones sobre el accionar de quienes estaban a su cuidado.

Categorías:

La Justicia de San Isidro dará inicio este viernes a la apertura de los dos celulares de Diego Armando Maradona que fueron secuestrados en la habitación donde falleció el Diez”, el pasado 25 de noviembre en un country del partido bonaerense de Tigre, informaron fuentes judiciales.

Se trata de dos smartphones iPhone de la marca Apple, uno gris oscuro y el otro negro, que comenzarán a ser peritados por los fiscales de San Isidro que investigan las circunstancias de la muerte del astro del fútbol, para analizar su contenido.

- Publicidad -

La decisión fue tomada días atrás, por el juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, luego de un pedido del equipo coordinado por el fiscal general de dicho departamento judicial, John Broyad, e integrado por sus adjuntos, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Esta mañana, el abogado Vadim Mischanchuk, defensor de una de las imputadas, la psiquiatra Agustina Cosachov, aclaró que va "a presenciar la apertura de los teléfonos celulares para que empiece a bajarse la información",

El letrado destacó que los mensajes de chat incorporados hasta ahora en la investigación, a través del análisis de otros teléfonos indican que "los enfermeros estaban todos los días con el paciente en la casa de Tigre” y “reportaban diariamente y más de una vez por día a tres médicos".

En ese sentido, Mischanchuk explicó que no teme que las pesquisas a los celulares involucre a su defendida, por lo que consideró que esa evidencia "no complica a Cosachov, al contrario".

- Publicidad -

"Todos esto ayuda a reconstruir el rompecabezas", agregó el defensor, quien adelantó que su asistida "va a dar su versión cuando la Justicia la cite a declarar como imputada y le pregunte sobre el tema que se le reprocha".

La acusación a Cosachov por la muerte de Maradona incluye sospecha de mala praxis, aunque el letrado de la psiquiatra recordó que "todavía no hay ningún papel oficial que indique qué se le reprocha" a imputada.

Sobre la apertura de los teléfonos, voceros de la pesquisa informaron que en un primer momento los fiscales prefirieron preservar la intimidad del excapitán de la selección argentina, campeon del mundo en México '86.

Con esa prioridad, los funcionarios dejaron secuestrados, ensobrados y sellados los dos aparatos pero ahora necesitaban analizar su contenido con "el objeto de recolectar mayores medidas de prueba".

La herramienta tecnológica que tienen en la Fiscalía General de San Isidro es el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), un dispositivo que permite extraer de un celular toda la información almacenada de la memoria o de las tarjetas SIM para su análisis forense.                     

Con ese mismo sistema, los investigadores lograron extraer toda la información de los cuatro celulares secuestrados a los dos principales imputados de la causa, el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Cosachov.

 

 

Cabe recordar que Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés, de Tigre.

El deceso ocurrió dos semanas después de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro. Los cuestionamientos al alta del Diez tomaron fuerza tras su fallecimiento.

En ese contexto, la autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

De acuerdo con los resultados de los estudios toxicológicos realizados, Maradona no tenía alcohol ni drogas ilegales en su organismo, aunque sí detectaron psicofármacos, por lo que la investigación penal busca determinar si la internación domiciliaria era la adecuada para un paciente como Maradona.

De comprobarse que hubo mala praxis médica y que la muerte del Diez se pudo haber evitado, la causa que está caratulada como “homicidio culposo” incluye como principales sospechosos a otros tres imputados, además de Luque y Cosachov.

Los demás complicados en la investigación son el psicólogo de Maradona, Carlos Díaz, y los enfermeros que lo asistieron en sus últimas horas de vida, Ricardo Omar Almirón, del turno noche/madrugada, y Gisella Madrid, de la mañana.

Más Leídas

Destacadas