martes, septiembre 27, 2022

Cuánto cuesta vestirse con el aumento de la ropa de 60% en un año

El valor de la indumentaria duplicó los valores de la inflación de 2020, que fue del 36%. Fue lo que más aumento de la canasta básica.

Categorías:

En las últimas horas el INDEC informó que la Canasta Básica Total (CBT) aumento en diciembre en un 4,7% y acumuló un alza del 39,1% durante 2020, por lo que una familia tipo necesitó $54.208 para quedar por encima de la línea de pobreza.

Dentro de esos datos, se desprendió que el mayor aumento en la CBT se registró en las prendas de vestir y calzado, con un 60%. Es decir que el incremento prácticamente duplicó la inflación de 2020, que cerró apenas encima del 36%.

- Publicidad -

Para tener una idea de precios que manejan los comercios, un recorrido por los sitios de venta online indican que las zapatillas difícilmente se consiguen por menos de $9.000 y los modelos exclusivos ascienden a casi $22.000.

Una remera "de marca" en la mayoría de los comercios cuesta unos $3.000, mientras que un jean no baja de los $5.000. Así, sin contar ropa interior ni abrigo salir a la calle vestido implica no menos de $17.000.

Por otra parte, desde la Cámara Industrial de la Indumentaria (CAIA) y la Federación de la Industria de la Indumentaria (Faiia), consideraron que la inflación fue “heterogénea” según el segmento de la cadena de valor

Ambos organismos profundizaron que, en el circuito formal de fabricación y comercialización, los aumentos hasta octubre se habían situado en 46,1%, mientras que en el circuito informal lo había hecho en un 70%.

- Publicidad -

También las entidades precisaron que los precios variaron según el origen: los productos nacionales subieron 45%, contra los importados que lo hicieron hasta 70%.

Los factores que influyeron en los precios difieren en el sector formal y en el informal. Por un lado, la suba del dólar dio de lleno en el costo en las tiendas que importaron sus productos.

Por otro, los locales que operaban con mayor o total informalidad cargaron en el precio el blanqueo impositivo al que se vieron obligados por la digitalización de los pagos en plena pandemia.

La suba del dólar también impactó sobre la producción local, ya que se utilizaron insumos importados. Además de los costos propios de la economía local y del mayor gasto que generó seguir produciendo en medio de la pandemia con los protocolos sanitarios.

El aumento en la vestimenta ocurre en paralelo con el costo de los alimentos. Según el INDEC, una familia de cuatro integrantes, que no paga alquiler, necesitó en diciembre $54.208 para no ser considerada pobre, cuando en noviembre requería $51.775.

Más Leídas

Destacadas