domingo, noviembre 28, 2021

Denuncian que el ex intendente Facundo López malversó fondos por casi $10 millones

Según el Jefe Comunal de la localidad balnearia, la administración anterior recibió dinero de la Provincia para obras que nunca se ejecutaron.

Categorías:

El intendente de la localidad bonaerense de Necochea, Arturo Rojas, denunció penalmente en las últimas horas a su antecesor Facundo López y a otros dos exfuncionarios, por "defraudación, falsedad ideológica y malversación de caudales públicos".

La presentación que realizó el alcalde ante la Justicia también incluye al exsecretario de Obras y Servicios Públicos, Ricardo Asiain; y al exdirector de Obras Sanitarias, Leonardo Gaitán, pone la lupa sobre casi $10 millones que la Provincia giró para supuestas obras que jamás se concretaron.

 

 

“En algunos casos amerita la denuncia penal y para ello ya están trabajando en el área de Legales. Mientras tanto, he comunicado esto al Gobierno bonaerense porque en algunos casos se han mandado certificados que terminan siendo falsos, argumentando que se había hecho un tramo de tal obra para que manden más recursos”, afirmó Rojas.

En rigor, los hechos comenzaron en julio de 2018 cuando el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos provincial firmó un convenio con López para otorgarle $9.952.500 para financiar la obra de saneamiento en Necochea-Quequén, la cual podía llevarse a cabo de manera directa por la Administración Pública o mediante Licitación por parte de un contratista.

En ese sentido, el intendente del distrito de la Quinta sección electoral aseveró que “llegarom recursos que no fueron a parar a las obras y en algunos casos es preocupante porque, por ejemplo, tenemos una obra de saneamiento en el núcleo urbano de la ciudad, cuya certificación figura en el 58%, pero no hay nada hecho”.

 

Así las cosas, arribaron a las arcas municipales entre el 4 de septiembre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019 un total de $5.863.285. Pero de todos los ítems a los cuales debían destinarse esos fondos (adquisición de electrobombas, cañerías, cámaras de registro, adquisición de herramientas menores, adquisición de materiales, reparación de veredas y alquiler de retroexcavadoras), no surgió certificación de obra alguna, ni constancia de inicio o de su avance.  

Por el contrario, el texto argumenta que no se realizó contratación o adquisición alguna, ni de materiales, ni de herramientas, ni de equipos, ni de artefactos, ni de caños, ni de bombas, ni de ningún otro bien necesario para la ejecución de las obras proyectadas.

“Esto muestra a las claras lo que nos pasaba con los servicios públicos y el déficit que tenemos porque en definitiva, hablamos de recursos que llegaban de Provincia y no iban a parar donde tendrían que haber ido”, insistió Rojas. 

 

Además, Rojas agregó que “hay obras adjudicadas y otras que no. Y en ese sentido tenemos la 531 y el natatorio de Quequén que están inconclusas y vemos el expediente para el edificio del anexo municipal y observamos que llegaron 6.200.000 pesos en el marco de un convenio de 30 millones, y no hay ni un ladrillo puesto”.

Respecto al natatorio que fue anunciado en reiteradas ocasiones por López, el alcalde admitió que “es una obra de $17 millones, con un anticipo del 21, 20%, es decir de $3.700.000. ¿Ustedes vieron que se haya iniciado algo sobre la margen de Necochea? No, porque no hay nada”.

En este contexto, de los certificados de obras presentados por el Gobierno anterior, se habría realizado casi la mitad de la obra (48,64%), sin embargo, de acuerdo a lo informado por la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, solo se ejecutaron 500 ml de cañería 160 mm y 5 bocas de registro, lo que representa un 2% de las obras proyectadas, pero de esto ni siquiera existe registración contable.

 

 

Estas denuncias que pesan sobre López, Asiain y Gaitán por los posibles delitos de defraudación contra la Administración Pública, Malversación de Caudales Públicos y falsedad ideológica, conllevan una pena de hasta 6 años de prisión.

Valga como ejemplo cercano el caso del ex intendente de San Cayetano Miguel Stornini, condenado en el 2015 a tres años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, luego de que la Justicia lo hallara culpable por “fraude” en perjuicio del Municipio, todo en el marco de una serie de irregularidades en la administración pública durante su gestión, si bien por ser excarcelable finalmente no cumplió la condena.

Más Leídas

Destacadas